Estás en: Blog > Noticia
Categoría: Noticia

La Carta de Manifestaciones según la NIA 580

23.02.2015 Creado por Pedro Navarro Comments off

Actualmente la Norma que regula la información relativa a la Carta de Manifestaciones es la NIA-ES 580 sobre las Manifestaciones Escritas, que viene a sustituir a la NTA de Carta de Manifestaciones.

Esta NIA se refiera a la responsabilidad que tiene el auditor para obtener las declaraciones escritas de los responsables de la Dirección u Órgano de Gobierno de la entidad.

CONCEPTO

La NIA 580 establece los requerimientos necesarios para obtener declaraciones escritas de la Dirección, relativas al cumplimiento de sus responsabilidades en relación a la preparación de los Estados Financieros y la integridad de la información proporcionada al auditor.

Estas manifestaciones escritas, constituyen evidencia de auditoría y se trata de un soporte escrito que establece cierta garantía sobre la integridad de la información y la adecuada preparación de los estados financieros, entre otros.

OBJETIVOS

Con estas Manifestaciones se pretende que:

1 - La dirección confirme que ha cumplido su responsabilidad en la preparación de los estados financieros de conformidad con el MIFA, y además, una descripción de sus responsabilidades.
2 - La información y acceso a ésta, que ha proporcionado al auditor, es conforme a la Carta Encargo. Y que todas las transacciones ocurridas se hayan registrado.
3 - También sirve para fundamentar otra evidencia de auditoria relevante para los estados financieros.
4 - Responder de modo adecuado a dichas manifestaciones escritas.
5 – Conseguir la afirmación de los responsables de que le han revelado al auditor, toda la información relativa al fraude o a indicios de éste, además de sus responsabilidades con respecto al control interno para prevenir y detectar el fraude.

CONTENIDO

La principal novedad de esta norma con respecto a la anterior, es que la fecha de la Carta de Manifestaciones, debe ser lo más próxima posible al informe del auditor y nunca posterior a éste. No obligando a que coincida con la fecha del informe como sí hacía la NTA.

Las Manifestaciones que el auditor debe solicitar se refieren a que se le ha proporcionado acceso a toda la información y personas necesarias y a que todas las transacciones se han registrado y reflejado en los Estados Financieros.

Estas manifestaciones se realizarán sobre todos los periodos a los que se refiere el informe de auditoría e incluirán:

Según la propia NIA, la Dirección tiene que confirmar su responsabilidad con respecto a la preparación de los estados financieros, y de lo relacionado a la información y acceso a ésta, como se refieren los párrafos 1 y 2 anteriores.

Además, hay que tener en cuenta los requerimientos de manifestaciones escritas contenidos en otras NIAs:

El reconocimiento por parte de la dirección de que es su responsabilidad el diseño, implementación y mantenimiento del sistema de control interno para prevenir y detectar el fraude. Revelando al auditor sus conocimientos y resultados de la valoración del fraude o indicios de éste y las personas implicadas que afecten a los estados financieros de la entidad: NIA 240.

También, se exigirá el reconocimiento de que han revelado al auditor todos los casos conocidos de incumplimiento o de existencia de indicios de un posible incumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias cuyos efectos deban considerarse en la preparación de los estados financieros: NIA 250.

Cabe destacar, según explica la NIA 450, el auditor solicitará a la dirección si consideran que los efectos de las incorrecciones no corregidas son inmateriales para los Estados Financieros, acompañando a la carta un resumen de dichas partidas.

De la NIA 501 se extrae que el auditor solicitará a la dirección que se le han revelado y se han contabilizado de conformidad con el MIFA todos los litigios y reclamaciones existentes o posibles conocidos, cuyos efectos deben considerarse para la preparación de los estados financieros.

Además, la NIA 540 establece que se obtendrán manifestaciones escritas sobre si consideran razonables las hipótesis significativas empleadas en la realización de estimaciones contables.

Según explica la NIA 550 sobre las partes vinculadas de la entidad, el auditor solicitará que se le hayan revelado la identidad de las partes vinculadas con la entidad y todas las relaciones y transacciones con éstas que tienen conocimiento. Además, que han contabilizado y revelado dichas relaciones y transacciones de conformidad con el MIFA.

También, la NIA 560 de Hechos Posteriores al cierre, establece que se haya comunicado al auditor que todos los hechos ocurridos con posterioridad a la fecha de los estados financieros, y que deben ser objeto de ajuste o revelación en virtud del MIFA, han sido ajustados o revelados.

Según se desprende de la NIA 570 “Empresa en funcionamiento”, en el caso en que el auditor tenga dudas del cumplimiento de este principio, podrá solicitar a la Dirección manifestaciones en relación con sus planes de actuación futura y con la viabilidad de dichos planes.

Todo lo anterior se considera como un contenido mínimo que tiene que poseer esta carta, pero el auditor puede solicitar afirmaciones concretas y relevantes de la información contenida en los EE.FF., para sustentar el conocimiento que el auditor haya obtenido de otra evidencia de auditoría, como por ejemplo; las retribuciones a los Órganos de Dirección de la entidad, confirmación de que ha facilitado al auditor todos los acuerdos de las juntas del Órgano de Gobierno de la entidad, manifestaciones sobre juicios con respecto a una afirmación concreta o a su integridad, criterios de valoración utilizados, intenciones de la dirección con respecto a alguna actuación específica, entre otras afirmaciones.

CONSECUENCIAS DE LA NO OBTENCIÓN DE LAS MANIFESTACIONES ESCRITAS.

Con respecto a las implicaciones de la imposibilidad de obtener esta Carta de Manifestaciones o que puedan existir dudas sobre éstas, el auditor deberá discutir el tema con la dirección y evaluar los efectos que esta pueda tener en la opinión de éste, pudiendo denegar opinión en caso de que concluya que existen suficientes dudas sobre la integridad de la Dirección.

La NIA establece que el auditor denegará la opinión en las siguientes circunstancias:

- El auditor considera que existen dudas significativas respecto de la integridad de la gerencia, por lo que la carta de manifestaciones no ofrece la necesaria credibilidad, o
- No se le ha facilitado manifestaciones mínimas requeridas en esta NIA, concretamente, que la Dirección no afirme sus responsabilidades con respecto a los EE.FF. o que tampoco lo hagan sobre que han proporcionado toda la información y acceso a ésta al auditor, y que todas las transacciones se hayan registrado y reflejado en los EE.FF.

*Pedro Navarro es Auditor en el Área de Auditoría

Nuevos Modelos de Presentación de Cuentas Anuales

23.02.2015 Creado por Conchita Aguilar Comments off

El pasado 2 de febrero del 2015 se publicaron en el Boletín Oficial del Estado los nuevos modelos de presentación de las Cuentas Anuales, que serán obligatorios para las sociedades que aprueben sus cuentas después de dicha fecha.

Las modificaciones principales son las siguientes:

1.- Hay que añadir información en la Memoria siempre que se produzca algún tipo de deterioro en el valor del Inmovilizado Material, Intangible, Instrumentos Financieros y Existencias.

2.- En los supuestos de liquidación o disolución de la sociedad, al no resultar de aplicación el principio de empresa en funcionamiento, se deberá consignar información adicional al respecto.

3.- Modificaciones de información en los apartados del número medio de personas empleadas en el ejercicio, así como en la distribución del personal por categorías y sexos.

Pinche en los siguientes enlaces para desea acceder al texto completo referente al modelo normal, o al modelo consolidado

Esperamos que dicha información sea de utilidad para su empresa.

*Conchita Aguilar es Directora en el Área de Asesoría

Aprobada la nueva Ley de Auditoría

16.02.2015 Creado por Belén Carvajal Comments off

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy viernes 13 de febrero la reforma de la Ley de Auditoría, que entrará en vigor en junio de 2016.

El objetivo según el Gobierno es “reforzar los servicios de auditoría, aumentar la calidad y fortalecer la independencia de los auditores, así como establecer unos requisitos más estrictos a la auditoría de cuentas”.

Las principales novedades son:
• Establecimiento de un periodo máximo de 10 años para prestar servicios de auditoría.
Limitación de los honorarios.
• Ampliación de servicios incompatibles con la auditoría.
• Nombramiento de auditor particular para Entidades de Interés Público.

En relación al límite de 10 años se especifica que el auditor podrá continuar otros 4 siempre que se le nombre mediante concurso público y junto con otro auditor debiendo realizar una auditoría conjunta.

En cuanto al límite impuesto a los honorarios se establece que la retribución a percibir por el auditor por un trabajo de auditoria no podrá superar el 70% de la media de los honorarios percibidos durante los tres últimos años, adicionalmente y con carácter general los honorarios establecidos con un cliente no podrán ser superiores al 15 % de los ingresos percibidos por la sociedad de auditoria.

Los servicios incompatibles con la auditoria son principalmente los de auditoria interna, contabilidad, asesoramiento legal, diseño de procedimientos de control interno y de gestión de riesgos directamente relacionados con la información financiera, el asesoramiento fiscal y de valoración si tiene efecto directo en los estados auditados y fueran significativos.

Los comentarios del Ministro de Economía en la rueda de prensa ofrecida después del Consejo de Ministros, han sido los siguientes:

«Se otorga a la CNMV la capacidad de supervisar el cumplimiento de las normas por parte de las auditorías».

«Se amplían las competencias del comité de auditoría. Se eliminan barreras de entrada que existen en el mercado de auditoría».

«Se intenta que no haya un cliente que tenga más de un cierto porcentaje para proteger la independencia».

«Se establecen limitaciones entre el auditor y los familiares para que la independencia no quede mermada».

«Ampliamos el concepto de entidades de interés público. Exigimos que el auditor de las entidades cotizadas del mercado bursátil tenga un auditor específico».

Se hace evidente que se necesitará desarrollar conceptos novedosos como el de la auditoria conjunta o cómo valorar el efecto significativo en los estados financieros de un asesoramiento fiscal.

Con estos cambios el Gobierno trata de poner freno a la situación creada por los escándalos de Bankia, Pescanova y Gowex; No obstante, es importante destacar que el número de informes de auditoría que se emiten en España en 2013 fue de varios miles de ellos, y que estos ejemplos son solo una gota en un océano de buen hacer profesional, ya que la actuación de los auditores en general dota al mercado de una información financiera con mucho más rigor, más transparente, y que permite a los distintos agentes, inversores, bancos y otros, tomar decisiones con una información más veraz.

Esperemos que con ello se devuelva la confianza a la profesión de auditoría y podamos leer en la prensa noticias sobre el buen hacer de los auditores, que los hay y muy buenos.

*Belén Carvajal es Directora en el Área de Auditoría