Estás en: Blog > Noticia
Categoría: Noticia

La nueva gestión y control de los procesos por incapacidad (II)

29.08.2014 Creado por David Valladares Comments off

Para finalizar el repaso del Real Decreto 625/2014 de 18 de julio, en esta segunda parte analizaremos la tramitación de los partes médicos y expedición de altas por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social, y el seguimiento y control de las prestaciones económicas derivadas de una incapacidad temporal.

Tramitación de los partes médicos y expedición de altas por el INSS

El facultativo que expida los partes de baja, confirmación o alta le dará dos copias al trabajador, una para él y otra para la empresa. En el plazo de tres días a contar desde el mismo día de expedición del mismo el trabajador ha de entregarle a la empresa una copia o bien de la baja o bien del parte de confirmación. En el caso del parte de alta, el plazo es dentro del as 24 horas siguientes a su expedición.

El Servicio Público de Salud o, en su caso, la Mutua, remitirán los partes de baja, confirmación y alta al INSS, telemáticamente, de manera inmediata o, en su caso, en el primer día hábil siguiente al de su expedición. Las empresas deben remitir al INSS de forma inmediata, y en todo caso, en el plazo máximo de tres días hábiles contados a partir de la recepción del parte, a través del Sistema Red, los partes de baja, confirmación y alta que les presenten los trabajadores.

Cuando el empresario hubiese abonado a un trabajador una prestación de incapacidad en pago delegado sin haberse compensado dicho importe en el pago de los seguros sociales, podrá solicitar al INSS o a la Mutua, según quien sea competente para la gestión de la prestación, el reintegro de las cantidades abonadas pero no deducidas.

La no remisión de los partes médicos al INSS podrá suspender, a propuesta de la entidad gestora o de la Muta, la colaboración obligatoria de la empresa en el pago delegado de las prestaciones económicas por incapacidad temporal.

Seguimiento y control de la prestación económica derivada de una incapacidad temporal

El INSS, o en su caso, las mutuas, ejercerán el control y seguimiento de la prestación económica realizando las actividades pertinentes tendentes a comprobar el mantenimiento de los hechos que originaron el subsidio.

Una de las medidas es que el INSS podrá disponer que los trabajadores que se encuentren en situación de incapacidad temporal sean reconocidos por los inspectores médicos correspondientes. Igual facultad se le reconoce a las mutuas. La citación se le ha de comunicar al trabajador con una antelación mínima de cuatro días hábiles.

En dicha comunicación se le indicará que en caso de no acudir al reconocimiento, se suspenderá cautelarmente la prestación y, que si se sigue ausentando de forma no justificada en el plazo de diez días hábiles siguientes a la fecha del reconocimiento, se extinguirá definitivamente el derecho al subsidio.

Si el trabajador justifica su ausencia antes de la fecha del reconocimiento o el mismo día del mismo, se podrá fijar una fecha posterior, comunicándole al trabajador la nueva fecha con la antelación comentada anteriormente.

Cuando el trabajador que haya sido citado por la entidad gestora no se presente en la fecha indicada, el Director Provincial correspondiente dictará una resolución, que se le comunicará al interesado, suspendiendo cautelarmente el subsidio e indicándole que tiene diez días hábiles, a partir de la fecha en que se produjo la incomparecencia, para justificar la misma.

Se sigue la misma operativa cuando la citación se realice por parte de la Mutua. En ambos casos, la entidad gestora o la Mutua comunicarán a las empresas y a la TGSS telemáticamente la suspensión acordada.

Si el trabajador justifica su ausencia dentro de los diez días hábiles siguientes, el director provincial del INSS dictará nueva resolución, o la Mutua nuevo acuerdo, dejando sin efecto la suspensión cautelar y se rehabilitará el pago de la prestación con efectos desde la fecha en que se suspendió.

Si transcurren diez días hábiles desde la fecha en que, o bien el INSS, o bien la Mutua, citaron al trabajador y éste no justifica la incomparecencia, se dictará resolución declarando la extinción de la prestación económica con efectos desde el día en que hubiera sido efectiva la suspensión.

Como comentábamos al principio, hemos intentado reflejar los principales aspectos relacionados con la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal regulados por el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio.

Si necesitan un estudio más detallado no duden en contactar con nosotros, desde Audalia Asesores estaremos encantados de atender sus necesidades.

* David Valladares es Asesor Senior en el Área de Asesoría

La nueva gestión y control de los procesos por incapacidad (I)

25.08.2014 Creado por David Valladares Comments off

El lunes 21 de julio se publicaba en el BOE el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración.

Cuando la cobertura de la misma le corresponda a la Mutua, y ésta considere que el trabajador puede no estar impedido para el trabajo, podrá emitir propuestas motivadas de alta médica, que será comunicada al trabajador afectado. Dichas propuestas se dirigirán a las unidades de inspección médica del Servicio Público de Salud.

En el caso de que se confirme la baja, se indicará el diagnóstico, el tratamiento y las causas que justifican la discrepancia. La inspección médica trasladará a la Muta este informe en el plazo máximo de cinco días desde la recepción de la propuesta de alta.

Si la inspección médica del correspondiente Servicio Público de Salud no recibe contestación podrá acordar el alta médica. Cuando la propuesta de alta formulada por una Mutua no fuese resuelta y notificada en el plazo de cinco días, la Mutua podrá solicitar el alta al INSS.

En este artículo trataremos de resumir, en dos partes, los aspectos fundamentales, desde el punto de vista del trabajador y de la empresa, que se regulan en este Real Decreto.

En esta primera parte analizaremos las declaraciones de baja y confirmación, informes complementarios y de control, declaraciones médicas de alta y propuestas de alta médica formuladas por las Mutuas. Y en la segunda veremos la tramitación de los partes médicos y expedición de altas por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social, y el seguimiento y control de las prestaciones económicas derivadas de una incapacidad temporal.

Declaraciones de partes de baja y de confirmación

La emisión del parte médico de baja es el punto de partida de las actuaciones conducentes al reconocimiento del derecho al subsidio por incapacidad temporal.

En el caso de que la baja sea causa de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, los partes de baja, confirmación y alta serán expedidos por la Mutua.

El Servicio Público de Salud o la Mutua remitirán por vía telemática al INSS, en un plazo de tres días, además de los datos personales del trabajador, la fecha de la baja, la contingencia causante, el diagnóstico, el código nacional de ocupación del trabajador, la duración estimada del proceso, si procede, la declaración de que el proceso es recaída y, finalmente, la fecha en que se realizará el siguiente reconocimiento médico.

En los procesos de duración estimada inferior a cinco días naturales, el facultativo emitirá el parte de baja y de alta en el mismo acto. En función de cuando prevea que el trabajador se va a recuperar, consignará la fecha de alta, que podrá ser la misma que la de la baja o cualquiera de los tres días naturales siguientes.

En los procesos de duración estimada entre 5 y 30 días naturales, el facultativo emitirá el parte de baja indicando la fecha de la próxima revisión, que nunca excederá de siete días naturales desde la fecha de baja. Después del primer parte de confirmación, los sucesivos no podrán emitirse con una diferencia de más de catorce días naturales entre sí.

En los procesos de duración estimada entre 31 y 60 días naturales, el proceso hasta la primera revisión es similar al supuesto anterior, y la diferencia está en que tras el primer parte de confirmación, los sucesivos no podrán emitirse con una diferencia de más de 28 días naturales entre sí.

En los procesos de duración estimada de 61 o más días naturales, la primera revisión no excederá más de catorce días naturales desde la fecha de baja. Y después del primer parte, los sucesivos no podrán emitirse con una diferencia de más de 35 días naturales entre sí.

En todo caso, el facultativo expedirá el parte de alta cuando considere que el trabajador está capacitado para volver a su puesto de trabajo.

Informes complementarios y de control

En los procesos cuya duración prevista sea superior a 30 días naturales, el segundo parte de confirmación irá acompañado de un informe médico complementario expedido por el facultativo.

En los procesos inicialmente previstos con una duración inferior a los 30 días naturales y que sobrepasen el período estimado, dicho informe médico deberá acompañar al parte de confirmación de la baja que pueda emitirse, en su caso, superados los 30 días.

Declaraciones médicas de alta

El alta médica extingue el proceso de incapacidad temporal, en el cual constará la causa del alta, el diagnóstico definitivo y la fecha de baja inicial.

Los partes de alta por contingencias comunes se comunicarán a las Mutuas, en el caso de trabajadores protegidos por las mismas, en el primer día hábil siguiente.

En el caso de procesos por contingencias profesionales el procedimiento es el mismo.

Propuestas de alta formuladas por las Mutuas en los procesos derivados de contingencias comunes

Cuando la cobertura de la misma le corresponda a la Mutua, y ésta considere que el trabajador puede no estar impedido para el trabajo, podrá emitir propuestas motivadas de alta médica, que será comunicada al trabajador afectado. Dichas propuestas se dirigirán a las unidades de inspección médica del Servicio Público de Salud.

En el caso de que se confirme la baja, se indicará el diagnóstico, el tratamiento y las causas que justifican la discrepancia. La inspección médica trasladará a la Muta este informe en el plazo máximo de cinco días desde la recepción de la propuesta de alta.

Si la inspección médica del correspondiente Servicio Público de Salud no recibe contestación podrá acordar el alta médica. Cuando la propuesta de alta formulada por una Mutua no fuese resuelta y notificada en el plazo de cinco días, la Mutua podrá solicitar el alta al INSS.

* David Valladares es Asesor Senior en el Área de Asesoría

¡Auditando en África!

11.07.2014 Creado por Antonio Rey Comments off

Pues sí, amigos, de vuelta sano y salvo después de una de las experiencias más enriquecedoras que una persona del mundo ‘rico’, valga la redundancia y la doble moralidad, puede vivir.

Primeramente, me gustaría mencionar el temor, por no decir pavor, que teníamos en la firma por el hecho de viajar a los países llamados ‘del tercer mundo’. Nada más lejos de la realidad, como en muchos sectores de la vida cuotidiana, el poder político y su prensa amiga intoxican la información, sólo hace falta leer un poco las notas del Ministerio de Asuntos Exteriores acerca de los tres países visitados. Sin querer quitar hierro a los conflictos bélicos, una vulgar e interesada exageración.

Para finalizar mi introducción, agradecer enormemente las facilidades y la labor de EDUCO en la planificación, colaboración y desarrollo del trabajo realizado.

Iniciamos nuestro viaje, Xavi y Gerard (colaboradores de EDUCO) y un servidor, con las pilas cargadas y con los ojos de ‘ver’ bien abiertos, ante la aventura que comenzábamos y el carrusel de aviones que nos esperaba.

La primera parada fue Dakar (Senegal), afortunadamente llegamos un sábado por la noche; tras un vuelo de lo más desagradable, dadas mis dimensiones, en una de las ‘maravillosas’ compañías de low cost, por no mencionar la terrible espera diplomática en el aeropuerto de Dakar para validar nuestros visados y pasaportes. Digo, afortunadamente, porque disfrutamos enormemente del domingo con una gran jornada de Turismo por el Lago Rosa y la Isla Goree.

Tras dicha jornada jovial, como todo lunes a primera hora, asistimos a las oficinas de la sucursal en Senegal de EDUCO, para iniciar la auditoría en forma de Revisión Limitada. Tuvimos la suerte de contar con la colaboración de una ‘compatriota’, ya que la delegada de Senegal de EDUCO era nacida en el País Vasco, aunque el Director Financiero (Sr. Demba Coundoul) era autóctono. Tras dedicar unas horas al reto de asimilar los procedimientos contables del Plan
Contable Africano y con la estimable ayuda de mis compañeros de viaje, el trabajo empezó a carburar y fuimos extrayendo las primeras conclusiones. Desarrollamos el trabajo de campo tres días consecutivos y el cuarto, tras exponer nuestras conclusiones, se nos propuso asistir a centros de ayuda a donde iban destinado los ingresos y gastos que acabábamos de analizar. No lo dudamos ni un momento.

La delegada de Senegal, junto a uno de sus colaboradores, nos realizó unas visitas guiadas por los proyectos más próximos para que observáramos la cruda realidad y el día a día de una ONG responsable y volcada en la educación y ayuda de los más pequeños.

Ni más ni menos, que visitamos dos colegios, un centro de alfabetización para mujeres y una especie de club social de Cajas de Auto Financiación que persigue la educación en el ahorro de las familias.

No podéis llegar a imaginar lo gratificante de estas visitas; personalmente, siempre había estado interesado en poder observar en primera persona el funcionamiento de estos proyectos, su organización, su finalidad, sus beneficiarios. Como no puede ser de otra forma, las conclusiones fueron muy positivas pero, ante todo, y sin poder narrar claramente lo vivido,
me quedo con la cara de los niños, esas caras de gratitud, de ilusión, de lucha, de supervivencia….impresionante. Por el mero hecho de visitarles, de dedicarles una sonrisa, de atenderlos, de prestarles una atención que desconocen, obtenías una carga de energía vital inimaginable.

De vuelta al hotel y con el destino de Malí en la recámara, fue el momento de reflexionar acerca de lo vivido. Un conflicto de sentimientos combinado con un pesimismo existencial latente y una preocupante bipolaridad emocional. Por un lado, estábamos contentos y felices con lo vivido, por otro, te quedas pensando cómo es posible que familias enteras viviendo en
la más absoluta miseria muestren mayor felicidad, amor e ilusión que la mayoría de gente del mundo desarrollado. Difícil respuesta.

Tras uno de los muchos madrugones vividos, nos despedíamos de Dakar (encantadora ciudad que se asemeja a una capital de costa europea de los 80), con destino Bamako (Mali). Dada la confianza que nos dio en todos los sentidos Dakar y Senegal en general, olvidamos por completo el sentimiento de inseguridad que algunos ‘iluminados’ avanzaban. Dicho
sentimiento apareció de inmediato al aterrizar en el aeropuerto y contemplar esa caravana de aviones de Naciones Unidas junto a sus guardianes militares. Fue momentáneo.

La comitiva de EDUCO que nos recibió, comandada por el Director Financiero, el Sr. Victor Tetsoplo, nos tranquilizó y nos dirigió al hotel escogido para el desarrollo del trabajo. No es necesario obviar que en Bamako se respiraba un ambiente hostil de ciudad en reconstrucción lastrada por la Rebelión Tuareg de 2012 pero, en líneas generales y, pese a una
desorganización generalizada que multiplicaba la sensación de peligro, no fue a más.

El trabajo lo realizamos en un hotel de Bamako aunque la sede de EDUCO en Mali está en Segou (al norte de Mali). Planificamos realizar el trabajo en la capital porque el norte de Mali está controlado por las cédulas islamistas de Al Qaeda y no era cuestión de arriesgar.

Fueron dos días intensos con mucha información por validar y con 45 grados de temperatura ambiente pero, qué decir, el contraste de tener la comodidad de un hotel con piscina, comandado por unos sultanes libaneses, a cruzar la calle y ver el ‘estado’ deplorable de cualquier ciudadano, animal, edificio, carretera…, pues sí, párrafo populista, pero ese es el
mundo que tenemos y, en este caso, no es de palabra sino de vivencia.

En Malí, nos quedamos con las ganas de visitar algún proyecto; la situación del país y nuestra ubicación (Bamako) no permitió un desplazamiento al norte donde EDUCO desarrolla la mayoría de sus proyectos. Aún así, el Sr. Tetsoplo nos explicó los programas llevados a cabo en Segou (región al norte donde reside) basados en la educación y el bienestar de los más pequeños, pilares fundamentales de la Fundación.

Tras dos días y medio muy intensos en Malí, nuestro destino nos guiaba un poco más al Este del continente africano, ni más ni menos que a la desconocida por muchos, Burkina Faso.

Tras las eternas esperas de los aeropuertos, llegamos a Burkina. Su capital de nombre impronunciable, Ouagadougou, cuyo significado es ‘donde la gente es honrada y respetada’, nos sorprendió por su relativo orden y nivel de infraestructura, en comparación a Bamako, pero la sede de EDUCO se encontraba a 150 Kilómetros aproximadamente, en la ‘bonita’ ciudad de Ouahigouya. Tras una suculenta comida en la capital, nos dirigimos por carretera hacia nuestro destino, las expectativas no eran muy altas al tener el conocimiento que íbamos a una zona mayoritariamente rural, pero las ganas e inquietudes por conocer nuevos terrenos nos empujaron a iniciar la última etapa del viaje.

A todo esto, a la llegada al aeropuerto de Ouagadougou, nos estaban esperando el delegado de EDUCO, el Sr. Célestin Traoré y la responsable de contabilidad Elisabeth Sam, cuyo trato como en el resto de países fue exquisito. Mucha atención en cualquier sugerencia o incidencia comentada y una tremenda predisposición por aprender, que ya querríamos para las nuevas generaciones del mundo occidental.

Instalados ya en Ouahigouya y, aprovechando la jornada dominguera, solicitamos al Sr. Celestine, tal y como pudimos experimentar en Dakar, que nos paseara por la ciudad y nos permitiera acudir a proyectos en liza de la EDUCO Burkina Faso. En este caso, tuvimos la suerte de visitar un Orfanato y un Centro Nutricional.

A continuación, expongo un pequeño reportaje fotográfico, para que cada uno dé rienda suelta a su conciencia…

Como ya comenté en la experiencia de Senegal, de todo el viaje es con lo que me quedo, sin lugar a dudas.

Tras las inolvidables visitas a los proyectos, descansamos por la tarde en el hotel para planificar la semana de trabajo. Fue una semana intensa, algo aburrida, ya que las carencias tecnológicas eran exageradas pero, ¿Qué se podía esperar?, compensó, que el trabajo realizado fue muy gratificante al ver el interés mostrado por la organización.

Pasados cuatro largos días en Burkina Faso y, previa escala en Túnez, llegó la hora de volver a nuestra vida cuotidiana, llegamos a Barcelona, cansados, satisfechos de la labor realizada y con la barra de energía/vitalidad por las nubes.

Obviamente, quiero agradecer la colaboración y entrega de mis dos compañeros de viaje y colaboradores de EDUCO, Xavi y Gerard, y el resto de personal vinculado en mayor o menor medida a los países y proyectos visitados. Dar las gracias a la Fundación por la planificación y organización del viaje, así como al equipo de AUDALIA por brindarme la oportunidad de este
viaje y por el apoyo desde Barcelona.

Para finalizar, me gustaría apuntar unas pequeña reflexiones, demagógicas y populistas para algunos, pero que reflejan mis sentimientos tras este viaje. Recomiendo a todos los lectores de este artículo, primero, que valoren la labor de las ONGs, mejor dicho, de las personas que viven el día a día y trabajan en ONGs en condiciones lamentables, por la entrega y la lucha que demuestran cada día por hacer más fácil la vida de gente cuyo único infortunio fue nacer en el sitio y hora equivocado. Segundo, que piensen que pase lo que les pase, suceda lo que suceda en este lado del charco, no será peor a lo que pasan y viven por allí. Por último, y, ligado a lo anterior, saber delimitar los grados de importancia de las cosas y tener muy clara tu escala de valores. Lo único que espero con mi redacción es haberles hecho pensar aunque sea un
minuto.

* Antonio Rey es Auditor del Área de Auditoría