Estás en: Blog > Laboral
Categoría: Laboral

El nuevo sistema de liquidación a la Seguridad Social – CRET@

22.09.2014 Creado por Borja Prieto Comments off

El nuevo sistema de cotización, cret@, de próxima implantación, hace una completa inversión del proceso de liquidación de cuotas a la Seguridad Social. Mientras hasta ahora la empresa (o habitualmente el asesor) debían ofrecer el seguro social finalizado y calculado a través del fichero FAN, a partir de ahora esto cambiará diametralmente ya que ahora lo único que hay que proporcionarle a la TGSS son las bases de cotización, entendidas en tramos en función de las distintas situaciones de afiliación de un trabajador, además de tener que proporcionar los ficheros de afiliación y retributivos pertinentes.

Es decir en términos culinarios, proporcionamos los ingredientes y ellos nos darán el guiso. Esto cambiará la óptica de control y los procesos internos de los departamentos de administración de personal. La empresa está reportando mensualmente desde hace casi un año los ficheros CRA, que es simplemente un desglose de qué conceptos se pagan a cada trabajador, cuándo se pagan y cómo está desglosado este pago. Es decir, les estamos dando una foto de retribuciones brutas con carácter mensual.

Aparte estamos dando un fichero de bases de cotización que lógicamente deberá ser congruente con dicho reporte retributivo.

Ahora debemos todos hilar más fino, ya que cualquier incongruencia entre reportes retributivos y bases de cotización reportadas, deberá ser regularizada con la pertinente declaración complementaria L09 o L03 según proceda. Esto anteriormente era algo que podía quedar camuflado en una base máxima, ahora no, eso será algo visible, será una deuda.
Antes para detectar estas infracotizaciones la autoridad laboral chequeaba claves “A” del modelo 190, con reporte de bases de cotización y sacaba diferencias, que se debían justificar y en el caso que no fuera posible hacerlo implicaba una complementaria.

Ahora ese dato lo tiene mensualmente la TGSS, fichero CRA versus fichero de bases.

De cara a estar preparados a este cambio, los procesos que estamos adaptando en el área laboral de AUDALIA, y que entendemos que se deben vigilar principalmente, son:

• Adaptar correctamente la base de datos de afiliación que obra en TGSS y hacerla congruente e idéntica, con la base de datos del software de Administración de personal.

• Documentar todos los procesos de afiliación, altas, variaciones, bajas, FDI, delt@

• Repasar la configuración de los conceptos de cálculo, adaptados al nuevo tratamiento de las retribuciones en especie y otras rentas, publicados en diciembre de 2013.

• Realizar un cuadre del reporte CRA, con bases de TC1 o devengos cotizables de resumen de nómina.

• Valorar el ajuste en complementarias en cualquier tratamiento que se haya realizado incorrectamente.

Con todas estas acciones, facilitaremos el trabajo a TGSS, y haremos que el reporte mensual de cotización no tenga incidencias.

* Borja Prieto es Director del Área de Asesoría Laboral

La nueva gestión y control de los procesos por incapacidad (II)

29.08.2014 Creado por David Valladares Comments off

Para finalizar el repaso del Real Decreto 625/2014 de 18 de julio, en esta segunda parte analizaremos la tramitación de los partes médicos y expedición de altas por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social, y el seguimiento y control de las prestaciones económicas derivadas de una incapacidad temporal.

Tramitación de los partes médicos y expedición de altas por el INSS

El facultativo que expida los partes de baja, confirmación o alta le dará dos copias al trabajador, una para él y otra para la empresa. En el plazo de tres días a contar desde el mismo día de expedición del mismo el trabajador ha de entregarle a la empresa una copia o bien de la baja o bien del parte de confirmación. En el caso del parte de alta, el plazo es dentro del as 24 horas siguientes a su expedición.

El Servicio Público de Salud o, en su caso, la Mutua, remitirán los partes de baja, confirmación y alta al INSS, telemáticamente, de manera inmediata o, en su caso, en el primer día hábil siguiente al de su expedición. Las empresas deben remitir al INSS de forma inmediata, y en todo caso, en el plazo máximo de tres días hábiles contados a partir de la recepción del parte, a través del Sistema Red, los partes de baja, confirmación y alta que les presenten los trabajadores.

Cuando el empresario hubiese abonado a un trabajador una prestación de incapacidad en pago delegado sin haberse compensado dicho importe en el pago de los seguros sociales, podrá solicitar al INSS o a la Mutua, según quien sea competente para la gestión de la prestación, el reintegro de las cantidades abonadas pero no deducidas.

La no remisión de los partes médicos al INSS podrá suspender, a propuesta de la entidad gestora o de la Muta, la colaboración obligatoria de la empresa en el pago delegado de las prestaciones económicas por incapacidad temporal.

Seguimiento y control de la prestación económica derivada de una incapacidad temporal

El INSS, o en su caso, las mutuas, ejercerán el control y seguimiento de la prestación económica realizando las actividades pertinentes tendentes a comprobar el mantenimiento de los hechos que originaron el subsidio.

Una de las medidas es que el INSS podrá disponer que los trabajadores que se encuentren en situación de incapacidad temporal sean reconocidos por los inspectores médicos correspondientes. Igual facultad se le reconoce a las mutuas. La citación se le ha de comunicar al trabajador con una antelación mínima de cuatro días hábiles.

En dicha comunicación se le indicará que en caso de no acudir al reconocimiento, se suspenderá cautelarmente la prestación y, que si se sigue ausentando de forma no justificada en el plazo de diez días hábiles siguientes a la fecha del reconocimiento, se extinguirá definitivamente el derecho al subsidio.

Si el trabajador justifica su ausencia antes de la fecha del reconocimiento o el mismo día del mismo, se podrá fijar una fecha posterior, comunicándole al trabajador la nueva fecha con la antelación comentada anteriormente.

Cuando el trabajador que haya sido citado por la entidad gestora no se presente en la fecha indicada, el Director Provincial correspondiente dictará una resolución, que se le comunicará al interesado, suspendiendo cautelarmente el subsidio e indicándole que tiene diez días hábiles, a partir de la fecha en que se produjo la incomparecencia, para justificar la misma.

Se sigue la misma operativa cuando la citación se realice por parte de la Mutua. En ambos casos, la entidad gestora o la Mutua comunicarán a las empresas y a la TGSS telemáticamente la suspensión acordada.

Si el trabajador justifica su ausencia dentro de los diez días hábiles siguientes, el director provincial del INSS dictará nueva resolución, o la Mutua nuevo acuerdo, dejando sin efecto la suspensión cautelar y se rehabilitará el pago de la prestación con efectos desde la fecha en que se suspendió.

Si transcurren diez días hábiles desde la fecha en que, o bien el INSS, o bien la Mutua, citaron al trabajador y éste no justifica la incomparecencia, se dictará resolución declarando la extinción de la prestación económica con efectos desde el día en que hubiera sido efectiva la suspensión.

Como comentábamos al principio, hemos intentado reflejar los principales aspectos relacionados con la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal regulados por el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio.

Si necesitan un estudio más detallado no duden en contactar con nosotros, desde Audalia Asesores estaremos encantados de atender sus necesidades.

* David Valladares es Asesor Senior en el Área de Asesoría

La nueva gestión y control de los procesos por incapacidad (I)

25.08.2014 Creado por David Valladares Comments off

El lunes 21 de julio se publicaba en el BOE el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración.

Cuando la cobertura de la misma le corresponda a la Mutua, y ésta considere que el trabajador puede no estar impedido para el trabajo, podrá emitir propuestas motivadas de alta médica, que será comunicada al trabajador afectado. Dichas propuestas se dirigirán a las unidades de inspección médica del Servicio Público de Salud.

En el caso de que se confirme la baja, se indicará el diagnóstico, el tratamiento y las causas que justifican la discrepancia. La inspección médica trasladará a la Muta este informe en el plazo máximo de cinco días desde la recepción de la propuesta de alta.

Si la inspección médica del correspondiente Servicio Público de Salud no recibe contestación podrá acordar el alta médica. Cuando la propuesta de alta formulada por una Mutua no fuese resuelta y notificada en el plazo de cinco días, la Mutua podrá solicitar el alta al INSS.

En este artículo trataremos de resumir, en dos partes, los aspectos fundamentales, desde el punto de vista del trabajador y de la empresa, que se regulan en este Real Decreto.

En esta primera parte analizaremos las declaraciones de baja y confirmación, informes complementarios y de control, declaraciones médicas de alta y propuestas de alta médica formuladas por las Mutuas. Y en la segunda veremos la tramitación de los partes médicos y expedición de altas por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social, y el seguimiento y control de las prestaciones económicas derivadas de una incapacidad temporal.

Declaraciones de partes de baja y de confirmación

La emisión del parte médico de baja es el punto de partida de las actuaciones conducentes al reconocimiento del derecho al subsidio por incapacidad temporal.

En el caso de que la baja sea causa de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, los partes de baja, confirmación y alta serán expedidos por la Mutua.

El Servicio Público de Salud o la Mutua remitirán por vía telemática al INSS, en un plazo de tres días, además de los datos personales del trabajador, la fecha de la baja, la contingencia causante, el diagnóstico, el código nacional de ocupación del trabajador, la duración estimada del proceso, si procede, la declaración de que el proceso es recaída y, finalmente, la fecha en que se realizará el siguiente reconocimiento médico.

En los procesos de duración estimada inferior a cinco días naturales, el facultativo emitirá el parte de baja y de alta en el mismo acto. En función de cuando prevea que el trabajador se va a recuperar, consignará la fecha de alta, que podrá ser la misma que la de la baja o cualquiera de los tres días naturales siguientes.

En los procesos de duración estimada entre 5 y 30 días naturales, el facultativo emitirá el parte de baja indicando la fecha de la próxima revisión, que nunca excederá de siete días naturales desde la fecha de baja. Después del primer parte de confirmación, los sucesivos no podrán emitirse con una diferencia de más de catorce días naturales entre sí.

En los procesos de duración estimada entre 31 y 60 días naturales, el proceso hasta la primera revisión es similar al supuesto anterior, y la diferencia está en que tras el primer parte de confirmación, los sucesivos no podrán emitirse con una diferencia de más de 28 días naturales entre sí.

En los procesos de duración estimada de 61 o más días naturales, la primera revisión no excederá más de catorce días naturales desde la fecha de baja. Y después del primer parte, los sucesivos no podrán emitirse con una diferencia de más de 35 días naturales entre sí.

En todo caso, el facultativo expedirá el parte de alta cuando considere que el trabajador está capacitado para volver a su puesto de trabajo.

Informes complementarios y de control

En los procesos cuya duración prevista sea superior a 30 días naturales, el segundo parte de confirmación irá acompañado de un informe médico complementario expedido por el facultativo.

En los procesos inicialmente previstos con una duración inferior a los 30 días naturales y que sobrepasen el período estimado, dicho informe médico deberá acompañar al parte de confirmación de la baja que pueda emitirse, en su caso, superados los 30 días.

Declaraciones médicas de alta

El alta médica extingue el proceso de incapacidad temporal, en el cual constará la causa del alta, el diagnóstico definitivo y la fecha de baja inicial.

Los partes de alta por contingencias comunes se comunicarán a las Mutuas, en el caso de trabajadores protegidos por las mismas, en el primer día hábil siguiente.

En el caso de procesos por contingencias profesionales el procedimiento es el mismo.

Propuestas de alta formuladas por las Mutuas en los procesos derivados de contingencias comunes

Cuando la cobertura de la misma le corresponda a la Mutua, y ésta considere que el trabajador puede no estar impedido para el trabajo, podrá emitir propuestas motivadas de alta médica, que será comunicada al trabajador afectado. Dichas propuestas se dirigirán a las unidades de inspección médica del Servicio Público de Salud.

En el caso de que se confirme la baja, se indicará el diagnóstico, el tratamiento y las causas que justifican la discrepancia. La inspección médica trasladará a la Muta este informe en el plazo máximo de cinco días desde la recepción de la propuesta de alta.

Si la inspección médica del correspondiente Servicio Público de Salud no recibe contestación podrá acordar el alta médica. Cuando la propuesta de alta formulada por una Mutua no fuese resuelta y notificada en el plazo de cinco días, la Mutua podrá solicitar el alta al INSS.

* David Valladares es Asesor Senior en el Área de Asesoría