Estás en: Blog > Auditoría
Categoría: Auditoría

Más de NIAS…!!!

20.02.2014 Creado por Salvador Comments off

Las nuevas Normas Internacionales de Auditoria nos están complicando la vida….???

Una de las normas que bajo mi punto de vista es la más compleja y que requerirá una inversión en horas adicional de los clientes es la NIA 402 “CONSIDERACIONES DE AUDITORÍA RELATIVAS A UNA ENTIDAD QUE UTILIZA UNA ORGANIZACIÓN DE SERVICIOS”.

Esta Norma Internacional de Auditoría, trata de la responsabilidad que tienen los auditores de una entidad usuaria de servicios de profesionales externos (en adelante OUTSOURCING) de obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada cuando se utilizan los servicios de una o más organizaciones, llamadas normalmente “Gestores”.

En concreto, desarrolla el modo en que el auditor debe obtener de conocimiento sobre dichas entidades, incluido el control interno relevante para la auditoría, que sea suficiente para identificar y valorar los riesgos de incorrección material, así como para diseñar y aplicar procedimientos de auditoría posteriores que respondan a dichos riesgos.

Se nos complica aún más el trabajo de auditores. Debemos controlar el trabajo de los gestores o empresas que llevan la contabilidad de la empresa o entidades que auditamos o que controlan temas contables.

Y me pregunto, donde quedamos los auditores que también controlamos temas contables dentro de todo este tema??

Muchas entidades externalizan aspectos de su negocio con organizaciones que prestan servicios que comprenden desde la realización de una tarea específica, bajo la dirección de una entidad, hasta la sustitución de unidades o funciones enteras de negocio de la entidad, tal como la función de cumplimiento de obligaciones fiscales. Muchos de los servicios prestados por dichas organizaciones son parte integrante de las actividades empresariales de la entidad. Sin embargo, no todos los citados servicios son relevantes para la auditoría.

Los servicios prestados por la organización de servicios son relevantes para la auditoría de estados financieros de la entidad usuaria cuando dichos servicios y los controles sobre ellos son parte del sistema de información de la entidad usuaria, incluidos los correspondientes procesos de negocio, relevantes para la información financiera. Si bien es probable que la mayoría de los controles de la organización de servicios estén relacionados con la información financiera, pueden existir otros controles que también sean relevantes para la auditoría, como los controles sobre la salvaguarda de los activos. Los servicios de la organización de servicios son parte del sistema de información de la entidad usuaria, incluidos los correspondientes procesos de negocio, relevantes para la preparación de información financiera, cuando dichos servicios afectan a alguno de los siguientes aspectos:

(a) Los tipos de transacciones dentro de las operaciones de la entidad usuaria que son significativos para los estados financieros de dicha entidad;

b) Los procedimientos, tanto los relativos a los sistemas de tecnologías de la información (TI) como los sistemas manuales, mediante los que las transacciones de la entidad usuaria se inician, registran, procesan, corrigen en caso necesario, se trasladan al libro mayor e incluyen en los estados financieros.

(c) Los correspondientes registros contables, ya estén en formato electrónico o manual, de soporte de la información y cuentas específicas de los estados financieros de la entidad usuaria que son utilizados para iniciar, registrar y procesar las transacciones de dicha entidad e informar sobre ellas. Esto incluye la corrección de información incorrecta y el modo en que la información se traslada al libro mayor.

(d) El modo en que el sistema de información de la entidad usuaria capta los hechos y condiciones, distintos de las transacciones, significativos para los estados financieros.

(e) El proceso de información financiera utilizado para la preparación de los estados financieros de la entidad usuaria, incluidas las estimaciones contables y la información a revelar significativas; y

(f) Los controles sobre los asientos en el libro diario, incluidos aquellos asientos que no son estándar y que se utilizan para registrar transacciones o ajustes no recurrentes o inusuales.

La naturaleza y extensión del trabajo a realizar por el auditor de la entidad usuaria con respecto a los servicios prestados por la organización de servicios dependen de la naturaleza de dichos servicios y su significatividad para la entidad usuaria, así como de su relevancia para la auditoría.

Los objetivos del auditor de la entidad usuaria, cuando ésta utiliza los servicios de una organización de servicios, son:

(a) Obtener conocimiento suficiente de la naturaleza y significatividad de los servicios prestados por la organización de servicios y de su efecto en los controles internos de la entidad usuaria relevantes para la auditoría, para identificar y valorar los riesgos de incorrección material; y

(b) Diseñar y aplicar procedimientos de auditoría para responder a dichos riesgos.

QUE SOMOS LOS AUDITORES QUE MANIPULAMOS LOS DATOS CONTABLES DE LAS SOCIEDADES AUDITADAS…ESTAMOS EN EL MISMO PAQUETE QUE LAS GESTORIAS.

Hay lo dejamos, lo estamos investigando…!!!

Para más información Ver la NIA 402. Es entretenida…

* Salvador Spina es Director en el Área de Auditoría

Las normas internacionales de auditoría (NIAS)

14.02.2014 Creado por Estibaliz De Prado Comments off

Por Resolución del ICAC de 15 de octubre de 2013 se han publicado las Nuevas Normas Técnicas de Auditoría, que son el resultado de la adaptación de las Normas Internacionales de Auditoría para su aplicación en España. El emisor de dicha normativa internacional es el IAASB (International Auditing and Assurance Standard Board) del IFAC (International Federation of Accountants).

Estarán en vigor para aquellos trabajos de auditoría relativos a cuentas anuales o estados financieros intermedios con sus notas explicativas, que se inicien con posterioridad a 1 de enero de 2014. En general, serán de aplicación en trabajos de auditoría que se realicen a partir de 1 de enero de 2015, ya que los auditores emiten su informe con posterioridad al cierre del ejercicio.

Quedarán derogadas las actuales Normas Técnicas de Auditoría, excepto las siguientes:

- Normas Técnicas relativas a trabajos auditoría específicos exigidos por la legislación mercantil, por ejemplo el Informe Especial de aumento de capital con cargo a reservas.

- Normas Técnicas relativas a trabajos específicos realizados por auditores, por ejemplo informes especiales requeridos por ciertos organismos supervisores.

Las nuevas Normas Técnicas de Auditoría, 33 normas, corresponden a la traducción de las Normas Internacionales de Auditoría de las series 200, 300, 400, 500, 600 y 700, acompañadas por un glosario de términos. Cada norma tiene la siguiente estructura:

- Introducción
- Objetivos globales
- Definiciones
- Requerimientos
- Guía de actuación y otras anotaciones explicativas

Gran parte del contenido de las nuevas Normas Técnicas de Auditoría ya estaba contemplado en las actuales Normas Técnicas que se han ido modificando y adaptando a la legislación europea en materia de auditoría. En algunos casos las palabras que se han utilizado en la traducción son novedosas y su interpretación puede resultar algo confusa.

Pero al margen de la nueva nomenclatura a la que nos iremos acostumbrando, hay cambios importantes que afectan al trabajo del auditor y al propio informe de auditoría.Entre los más significativos voy a resaltar algunos de ellos:

Importancia relativa

Las NIAS no contemplan ninguna orientación cuantitativa sobre este aspecto. Hasta ahora la Nota Técnica emitida por el ICAC en junio de 1999 establecía unos parámetros sobre la cuantificación de la importancia relativa en la emisión del informe de auditoría. Estos parámetros eran orientativos y no de obligado cumplimiento; de hecho algunas sociedades de auditoría tienen sus propios modelos para calcular la importancia relativa de cada trabajo.

Sin embargo, era una referencia común para la profesión y utilizado por parte de los auditores, que ahora desaparece.

Aspectos relativos al fraude

La NIA 240 se refiere a la responsabilidad del auditor en la auditoría de estados financieros con respecto al fraude. En esta norma se hace hincapié en este aspecto, el auditor deberá indagar y documentar el trabajo que haya realizado para detectar si hay fraude. También se establece la necesidad de mantener comunicación fluida y constante con la dirección de la sociedad auditada y con el equipo de auditoría.

Informe de auditoría

El informe de auditoría de cuentas anuales estará estructurado en los siguientes apartados:

- Identificación de los componentes de las cuentas anuales, periodo auditado y políticas contables aplicable.
- Responsabilidad de los administradores en relación con las cuentas anuales
- Responsabilidad del auditor
- Opinión
- Párrafo sobre el informe de gestión

Cada uno de estos párrafos, excepto el primero, tendrá que ir identificado con su antetítulo. El texto propuesto por la serie 700 de las NIA es más extenso que el modelo de informe de auditoría que tenemos hasta la fecha.

La opinión favorable como la entendemos hasta ahora, pasa a denominarse también opinión no modificada.

La opinión modificada puede ser de tres tipos:

- Opinión con salvedades
- Opinión desfavorable o adversa
- Denegación o abstención de opinión

En el caso de que el informe contenga una opinión modificada, deberá incluir párrafos explicativos titulados como “fundamento de la opinión con salvedades”, “fundamento de la opinión desfavorable” o “fundamento de la denegación de opinión”, según corresponda. En cada caso se explicará la descripción del hecho que da lugar a la modificación.

Esta nueva estructura que identifica cada una de las secciones del informe de auditoría facilita y hace más comprensible su lectura para terceros.

Adicionalmente se elimina la posibilidad de utilizar doble fecha en el informe.

* Estíbaliz de Prado es Directora en el Área de Auditoría

El futuro de la auditoría

23.01.2014 Creado por Marta Fernandez Comments off

En la última década se han producido acontecimientos que han puesto en tela de juicio la credibilidad del auditor. Escándalos como el caso Enron en EEUU (2001) provocaron un debate entre organismos reguladores y se adoptaron nuevas normas como Ley Sarbanes-Oxley tratando de garantizar transparencia y una mejor gestión corporativa y la calidad de la auditoría.

En Europa la reacción ha llegado más tarde. El caso Parmalat en Italia (2003) sacudió los principales pilares de nuestro sistema revelando una falta total de controles y un sistema ineficaz de supervisión.

Estos escándalos nos llevan a preguntarnos si realmente existen en los mercados internacionales suficientes controles para evitar fraudes y manipulación. Con la crisis financiera de los últimos años se ha hecho más patente la necesidad de un cambio.

La Comisión Europea, sonrojada por la crisis del sector bancario entre los años 2007 y 2009 ha cuestionado el papel del auditor y la adecuación y suficiencia del marco legislativo y ha abierto el debate de la reforma de regulación de los mercados financieros. A finales de 2010 lanza el Libro Verde sobre Política de Auditoría: lecciones de crisis una consulta para todos los sectores interesados en la materia. Con esta medida la Comisión Europea pretende asumir el liderazgo en materia de auditoría a nivel internacional promoviendo el diálogo de todas las partes y su cooperación en el marco del Consejo de Estabilidad Financiera y del G-20.

La consulta estaba compuesta por 38 preguntas sobre la función del auditor, la gobernanza, la independencia de las sociedades de auditoría, la supervisión de los auditores, la configuración del mercado de auditoría, la creación de un mercado único para la prestación de servicios de auditoría, la simplificación de las normas aplicadas a PYMES y sobre la cooperación internacional para la supervisión de las redes internacionales de auditoría.

Se recibieron en total cerca de 700 respuestas.

De dicha consulta se pone de manifiesto la ruptura del mercado. Por una parte se sitúan todas las pequeñas y medianas sociedades de auditoría y por otro las ¨BIG FOUR¨. Los dos aspectos que más ampollas levantan sin duda son la independencia de los auditores y el sistema de rotación y la elevada concentración en el mercado de auditoría. La Comisión Europea ya mostró su preocupación acerca de este monopolio ya que podrías producirse graves alteraciones en el mercado si una de estas cuatro megasociedades quebrase. El comisario europeo Michel Barnier declaró que esa posible quiebra supondría un riesgo sistémico y aumentaría más la concentración. No olvidemos que estas cuatro sociedades aglutinan el 75% del mercado. En España, hay compañías cotizadas que tienen el mismo auditor desde hace 20 años.

El impacto de la rotación obligatoria de firmas de auditoría tiene sus defensores y sus detractores.

Los que la defienden afirman que esta medida refuerza la independencia del auditor incrementando la calidad del servicio prestado y sus opositores dicen que se reducen los incentivos en cuanto a competitividad, se destruye el conocimiento acumulado y por tanto disminuye la calidad del servicio por no hablar de los costes asociados. Como consecuencia de la publicación de esta consulta, y de otros informes como el elaborado por la Comisión de Asuntos Jurídicos y la opinión de la Comisión de Asuntos Económicas y Monetarios surge la propuesta de directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se modifica la Directiva 2006/43/CE relativa a la auditoría legal de las cuentas anuales de de las cuentas consolidadas y la propuesta de reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los requisitos específicos para la auditoría legal de las entidades de interés público.

En estas propuestas se exige la rotación obligatoria de al menos cada seis años y superar un período transitorio de cuatro para que una auditora pueda ser contratada por el mismo cliente. También se establecía la prohibición de prestar servicios no relacionados con la auditoría a los clientes que auditen y además pretendían obligar a las grandes sociedades a separar las actividades relacionadas con la auditoría del resto para evitar posibles conflictos de intereses. Se pretendía la introducción en el sector de la prestación de servicios a otras firmas de auditoría de menor tamaño. Aparece la figura del ¨Pasaporte Europeo¨ que consiste en un mecanismo por el que las auditoras podrían ejercer sus servicios fuera de las fronteras nacionales, el objetivo es crear un mercado ¨único¨. Se propone la coordinación de las actividades de supervisión del auditor a través de la Autoridad Europea de Valores y Mercados. A todo esto hay que sumarle el endurecimiento de las multas (hasta 5 millones de euros en caso de personas físicas o el 10% de facturación para sociedades).

Todas estas medidas provocaron una reacción inmediata dentro del lobby de las Big Four.

Por ello, han decidido elevar el plazo a 14 años, ampliable hasta 25 si se introducen salvaguardas para garantizar que la relación entre empresa y auditor no sea demasiado estrecha. La Eurocámara ha desechado la propuesta de Bruselas de prohibir a las auditoras que puedan ofrecer a sus clientes servicios no relacionados con la auditoría. Según las enmiendas del Parlamento, sólo deben prohibirse los servicios que amenacen la independencia de las auditorias, por ejemplo asesoría fiscal que afecte directamente a las cuentas de la empresa auditada.

Por tanto, las grandes empresas podrán mantener la misma auditora hasta 25 años seguidos.

Este cambio de dirección pone de manifiesto la dificultad de armonizar a todos los agentes del mercado. Es de esperar que tras estos acontecimientos, en los próximos años se produzcan fusiones entre sociedades de auditoría de menor tamaño para poder competir en el mercado con las grandes sociedades y beneficiarse así de las economías de escala y poder diversificar sus negocios.

¿Recuperarán la confianza perdida los agentes económicos tras los acuerdos alcanzados? ¿Será suficiente este proceso de reforma para lograr esa mayor estabilidad financiera deseada?

Marta Fernández es Auditora del Área de Auditoria