Archivo para Enero, 2012

Mi dinero o me voy

25.01.2012 Creado por Antonio Crespo Sin comentarios

¿Eres socio minoritario de una empresa? ¡Estás de enhorabuena!. El nuevo artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital, establece el derecho de separación del socio que hubiera votado a favor del reparto de beneficios, a partir del quinto ejercicio desde la inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil, cuando la Junta General no acuerde repartir como dividendo al menos un tercio de los beneficios obtenidos por la explotación del objeto social durante el ejercicio anterior, siempre que legalmente proceda su reparto.

Este nuevo supuesto en el que puede ejercitarse el derecho de separación, pretende dar una solución a una situación que ha sido tradicional foco de conflicto, como es la del socio minoritario en las compañías cuya Junta decide que no se repartan beneficios, quién sabe si con el ánimo de adquirir a bajo precio el pequeño paquete accionarial del socio aburrido de no percibir dividendos.

Por el contrario si eres un socio mayoritario, son varios los problemas que se vislumbran en el nuevo art. 348 bis de la Ley de sociedades de capital. El derecho de separación puede ser ejercitado de manera abusiva o al menos de manera “lesiva” para el interés social, pues la restitución al socio de su aportación según valoración realizada por experto independiente, si se solicitara en un momento de alta valoración de la sociedad, podría ser extremadamente gravoso para la misma. Y por otro lado el reparto de dividendos para evitar lo anterior, puede ser también perjudicial en caso de alto endeudamiento a largo plazo o baja tesorería de la compañía.

Seas socio mayoritario o minoritario, si tu sociedad ha pasado por un proceso de modificación estructural, la nueva regulación plantea el interrogante sobre a qué momento de la vida de la sociedad hay que remitirse para contar los cinco años desde la inscripción en el Registro Mercantil, a partir de los que se puede ejercitar el derecho de separación; ¿se refiere a la inscripción de constitución o a la de transformación, fusión o escisión…?

En definitiva, el nuevo precepto, si bien deja ver una intención protectora del socio minoritario, viene a alterar el contrato de sociedad inicialmente suscrito por los socios al amparo del principio de autonomía de la libertad recogido en nuestro ordenamiento jurídico en base al cual se establecieron las reglas del juego que habían de regular sus relaciones. Ese fin tuitivo protegerá a los socios minoritarios y seguramente hará justicia en determinados casos. Pero es seguro que en otros, puede llegar a producir un grave perjuicio a la compañía, en beneficio del interés particular de una minoría y en detrimento del interés de la mayoría social.

Es por ello que se echa de menos una regulación más concreta de los casos en que proceda el ejercicio del derecho que el art 348 bis establece, pues se abre un abanico de posibilidades que, sin duda, producirá nuevas situaciones controvertidas.

* Antonio Crespo es Responsable de Audalia Abogados

Categoría: Legal

Encuesta de MSI “Indice Global MSI Feelgood”(I)

23.01.2012 Creado por admin Sin comentarios

Como comentamos en una comunicación enviada a principios de Octubre, MSI, asociación internacional de firmas profesionales independientes, con representación en más de 100 países, y con más de 250 miembros (entre los cuales se encuentra AUDALIA), anunciaba el lanzamiento del “Índice Global MSI Feelgood”.

Este índice pretende agrupar la percepción de bienestar que tienen las empresas de un país y extrapolarlo a un entorno global, para ello se pidió la colaboración de los clientes y contactos de MSI mediante la  realización de una encuesta, en la cual tenían que indicar su opinión sobre cada una de las áreas clave de negocio (flujo de ventas, márgenes de beneficio, tesorería, gastos e inversiones, número de empleados, gastos en publicidad y marketing y gastos en formación y prestaciones sociales).

Las respuestas fueron recopiladas y medidas para reflejar el tamaño de las diferentes economías de los países que respondieron antes de ser analizadas por Joe Nellis, profesor de Economía Internacional de Gestión en la Cranfield School of Management, una de las principales escuelas de negocios del Reino Unido.

Este video muestra los comentarios de los miembros de MSI en América del Norte, Europa y Asia-Pacífico (entre los que se encuentra Santiago Alió Socio-Director de Audalia y miembro del comité directivo de MSI como representante para Europa, África y Oriente Medio):

Para ver el resultado del estudio pulsa el siguiente enlace

Subsidio de desempleo y el Lazarillo de Tormes

19.01.2012 Creado por Borja Prieto Sin comentarios

Asisto cada vez más frecuentemente a consultas técnicas, habitualmente en materia de trabajadores cercanos a la jubilación, como en operaciones societarias; en las que entra en juego el subsidio de desempleo del sujeto despedido.

Igualmente, esto no es ajeno a nuestro entorno, recientemente en la Junta de Andalucía, hubo extinciones irregulares en despidos colectivos, de cara a obtener subsidios públicos de manera presuntamente irregular, lo vemos en la prensa, lo vemos en la mujer de un torero y qué hay más Español que un torero.

El subsidio contributivo de desempleo, es meramente causal, normalmente limitado, salvo casos muy puntuales a extinciones no voluntarias, basadas en una decisión unilateral de la empresa, o bien una autorización administrativa o judicial en el caso de extinciones colectivas.

Es un subsidio gradual que puede alargarse hasta un máximo de dos años en función de los años cotizados por el trabajador.

Es frecuente el uso de estos dos años de desempleo para los últimos años de cotización, con claros fines de estrategia de ahorro de costes, tales como el mantenimiento de bases de cotización y la evitación de los coeficientes reductores para el futuro cálculo de pensión de jubilación.

En estos casos, se suele abonar una cuantía que complementa las diferencias entre las retribuciones pactadas con el subsidio máximo de desempleo del ejercicio o ejercicios en los que se abonará la prestación contributiva.

El ahorro es claro y notorio, ya que el trabajador mantiene sus bases de cotización y la empresa no abona el coste empresa asociado a esos hipotéticos 24 meses.

Este tema es muy controvertido ya que pese a que por cuantía nunca llegará a las cuantías dispuestas en el tipo penal, sí constituye un claro ilícito administrativo.

Se considera un ilícito administrativo tipificado en el artículo 23 de la Ley de infracciones y sanciones del orden social, calificando como infracción muy grave, el falseamiento de documentos o acuerdo con trabajadores para que estos puedan disfrutar de prestaciones indebidas o superiores a las que correspondiesen.

Las sanciones dispuestas para estos casos, se gradúan y van de un mínimo de 10.001 euros a un máximo de 187.515 euros, así como unas sanciones accesorias.

Lo frecuente en estos casos es la redacción mutua de documentos extintivos formales de despido, que evitan claramente cualquier actuación inspectora, pero hay que tener presente que lo que subyace es una extinción por mutuo acuerdo del artículo 49.1.a), que en ningún caso no debería tener cobertura alguna de los fondos del desempleo.

 Cuando era pequeño y leía el Lazarillo de Tormes me parecía muy gracioso y divertido el momento en el que el ciego, se quedaba sin uvas y queso, gracias a las artimañas del latino pícaro.

Sinceramente, con los años y vista la situación actual, el libro ha dejado de gustarme, será un clásico pero no me gusta.

* Borja Prieto es Gerente del Área de Asesoría Laboral