Conferencia Internacional Lumesse para clientes

El próximo 18 de Enero, como cada año, Lumesse organiza un evento exclusivo para sus clientes en el que se ofrecen interesantes conferencias y se comparte información sobre próximos desarrollos de los productos.

El evento tendrá lugar en la Torre Millbank situada en el centro de Westminster en Londres.

Para ver la agenda completa y registrarse pulse aquí.

Acceso a la profesión de auditor

Como muchos sabéis, el sábado pasado algunos de nuestros compañeros de auditoría realizaron el examen de aptitud práctico para el acceso al ROAC. A lo largo de las últimas semanas, según nos comentan, mucha gente les ha estado preguntando “pero ese examen, ¿para qué vale?”.

Bueno, lo primero sería explicar qué es exactamente el Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC). Se trata de un registro dependiente del Ministerio de Hacienda en donde están inscritos de forma obligatoria todos los profesionales y sociedades autorizados para el ejercicio legal de la auditoría de cuentas. Uno de los requisitos para poder inscribirse en dicho Registro es aprobar el mencionado examen práctico.

Pero no es el único requisito. Para ser inscrito como miembro persona física del ROAC es requisito indispensable: ser mayor de edad, tener la nacionalidad de algún país miembro de la UE, carecer de antecedente penales y haber obtenido la correspondiente autorización del ICAC.

Para obtener la autorización del ICAC, tanto en España, como en otros países de la Unión Europea se contemplan dos vías diferentes, una denominada <<vía académica>>, que requiere que el candidato posea un título universitario, y otra denominada <<vía profesional>>, en la que no es necesario dicho título universitario pero sí se requiere una mayor formación.

Los requisitos necesarios si seguimos la <<vía académica>> son:

  1. Título Oficial Universitario. Licenciado, ingeniero, profesor mercantil, arquitecto o diplomado universitario.
  2. Formación teórica, en materias específicas de contabilidad, auditoría y otras disciplinas auxiliares.
  3. Examen de aptitud profesional Teórica.
  4. Formación Práctica. La formación práctica deberá de ser de al menos tres años, siendo necesario que al menos dos años se hayan realizado con un auditor de cuentas ejerciente.
  5. Examen de aptitud profesional Práctica. Este es el examen que nuestros compañeros hicieron el pasado sábado y cuya experiencia nos contarán seguro “por aquí”.

La <<vía profesional>> puede ser seguida por los que, a pesar de tener estudios que les faculten para la entrada en la universidad, no posean un título de enseñanza superior. Para compensar la ausencia de dicho título la formación práctica será de al menos ocho años de los cuales cinco años deberán haber sido realizados con una persona o entidad habilitada para la auditoría de cuentas y que se encuentre legalmente en el ejercicio de esta actividad.

En definitiva, y contestando a la pregunta de “¿y este examen para qué vale?, podemos decir que vale para poder pertenecer al ROAC y así poder firmar informes de auditoría.

Como veis son bastantes los requisitos que se necesitan para llegar a firmar un informe de auditoría, que además muchos critican ya que consta de una, dos, tres o como mucho cuatro páginas. Sin embargo la responsabilidad implícita en esa firma es de gran valor profesional.

Feliz Navidad a TOD@S!!!

Carolina Cortinas es Auditora del Área de Auditoria

Cierre sociedades 2011

Aun no es sabido cómo influirá el cambio de gobierno en el Impuesto sobre Sociedades, además, las modificaciones que se produzcan serán ya para siguientes ejercicios, no para este 2011 que está a punto de acabar. Conviene en estos días echarle un vistazo por si pudiera tomarse alguna medida para reducir la cantidad a pagar.

Durante los últimos años la tendencia por parte del Gobierno ha sido eliminar las múltiples deducciones que existían en este impuesto hace unos cuantos años, quedando vigentes para el ejercicio 2011 sólo 5 artículos de los 9 que se incluían en el capítulo IV del Real Decreto Legislativo 4/2004. Asimismo, estas 5 deducciones (edición de libros y producción cinematográfica, I+D, adquisición de bienes del Patrimonio Histórico Español, creación de empleo para discapacitados y reinversión de beneficios extraordinarios), salvo en empresas de determinados sectores y características, son de escasa aplicación en la mayoría de las empresas que componen el entramado empresarial español.

Queda aún vigente también para el ejercicio 2011 (según disposición transitoria 20ª de la LIRPF) la Deducción por gastos e inversiones para habituar a los trabajadores al uso de nuevas tecnologías de la comunicación e información.

Esta deducción también es de  aplicación para las pequeñas y medianas empresas.

Desde el 1 de enero de 2011 el criterio para poder beneficiarse del régimen especial de PYMEs se ha visto modificado, pasando a ser considerado como tal aquellas empresas cuyo importe neto de la  cifra de negocios sea inferior a 10 millones de euros durante el ejercicio anterior.

Como  novedad decir que es posible aplicar este régimen en los tres periodos impositivos inmediatos y siguientes al de cumplimiento de este requisito, por lo que empresas que en 2011 se encuentren dentro del régimen, podrán disfrutar también de las ventajas fiscales en los ejercicios 2012, 2013 y 2014 aunque en dichos periodos impositivos su cifra de negocios supere el límite.

Recordemos las ventajas fiscales del régimen especial de PYMES:

Libertad de amortización para inversiones con creación de empleo,

Libertad de amortización para inversiones de escaso valor (inferior a 600 €)

Amortización acelerada de inmovilizado nuevo,

Provisión por insolvencias

Tipo de gravamen reducido en la parte de la base imponible comprendida entre los 0 y 300.000 euros (en periodos anteriores al 01-01-2011 este tipo reducido se aplicaba únicamente de los 0 a los 120.202,41 euros).

Además, sigue aún vigente el tipo de gravamen reducido por mantenimiento o creación de empleo por el que las empresas con cifra de negocios en el ejercicio inferior a 5 millones de euros y plantilla media inferior a 25 empleados con plantilla media superior a la que tuvieron en el ejercicio 2008 pueden tributar por el 20% en el tramo de base imponible entre 0 y 300.000 euros.

Quizá no pueda hacerse mucho, pero siempre conviene hacer un repaso antes de final de año, por si acaso…

Gema Gutiérrez es Asesora Fiscal del Área de Asesoría

Imagen de marca II

Como prometimos hace algunas semanas en un anterior post bajo el título ” Imagen de marca I” , en el que explicábamos el impacto que tiene una buena marca sobre los futuros candidatos, os ofrecemos nuevas argumentos sobre lo que realmente piensan los trabajadores de todo el mundo acerca de su lugar de trabajo.

Os pasamos el segundo estudio que complementa los resultados del estudio anterior.

¿Te has preguntado alguna vez qué puedes hacer para retener a tu empleados incluso si ellos están satisfechos con la empresa? La encuesta revela que mucha gente se siente infravalorada y menospreciada. Esperamos que estos 10 consejos te ayuden a recompensar y retener a tus empleados.

Para ver el estudio completo pulsa aquí

Imagen de marca I

Cuestión de confianza

Es inevitable hablar de confianza en muchos ámbitos de nuestra vida, pero en las relaciones laborales es fundamental e imprescindible. Cuando el empresario decide contratar a alguien debe creer que el trabajador no la va a quebrantar, sobre todo cuando por las propias características del puesto se encuentre en disposición de tomar decisiones de gran importancia y que puedan llegar a comprometer a la empresa. Es obvio que para unas mejores relaciones esa confianza debe ser recíproca.

Cuando esto no ocurre, y las relaciones no cumplen las expectativas de las partes, a todos se nos viene rápidamente a la cabeza las posibilidades que tiene el trabajador frente a la empresa para proteger sus derechos, cualquiera es capaz de pensar en más de una opción. Sin embargo, cuando se nos plantea la pregunta al revés, parece que la única opción que tiene el empresario es pagar una cantidad de dinero, de la que no siempre dispone, si quiere dejar de contar con los servicios que venía prestando el empleado que ha traicionado su confianza.

El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores en su punto 2.d) señala como causa de despido disciplinario “la transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo”. Impone un comportamiento arreglado a valoraciones éticas, lo que según doctrina de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo se traduce en directivas equivalentes a lealtad, honorabilidad, probidad y confianza, y no cualquier transgresión de la buena fe justifica el despido, sino aquella que por grave y culpable suponga la violación trascendente de un deber de conducta del trabajador.

Sin embargo, la confianza no admite graduaciones. La esencia del incumplimiento no está en el daño causado, sino en el quebranto de la buena fe depositada y de la lealtad debida, al configurarse la falta por la ausencia de valores éticos, que no queda enervada por la inexistencia de perjuicios. Igualmente no es necesario que la conducta tenga carácter doloso, pues también se engloban las acciones simplemente culposas, cuando la negligencia sea grave e inexcusable.

La buena fe no precisa ser transgredida reiteradamente para ser causa de despido, lo que es lógico, pues la confianza se tiene o no se tiene. En este sentido el criterio que se viene adoptando en diversos Tribunales Superiores de Justicia es que “el quebranto de la buena fe no admite gradación, o se quebranta o no se quebranta”.

* Patricia Sálamo es Abogada de Audalia Abogados

Felices Fiestas

A pesar de los difíciles momentos que estamos viviendo, pero convencidos de que con esfuerzo y entusiasmo superaremos todas las dificultades, desde el equipo de Audalia les deseamos que pasen ¡Felices Fiestas y un Feliz Año 2012! que vendrá con nuevas oportunidades.

 

Renta 2011

Efectivamente, ¡¡no nos hemos equivocado de año!!

Voy a intentar refrescar, de cara a la Renta del año 2011, esa cita inestimable con nuestra compañera “somos todos” que se realiza en el periodo el 01 de Abril al 30 de Junio, algunos gastos y aportaciones que realizados antes del 31 de Diciembre del 2010 pueden dar lugar a mayores deducciones y por consiguiente, dependiendo de las retenciones practicadas, mayor importe a devolver o menor importe a pagar.

Inversión en vivienda habitual, que es aplicable en los siguientes casos:

a)    Adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual:

Para aquellos que se han comprado una vivienda y desde el mismo momento en el que concurran el contrato y la entrega de la vivienda. Son deducibles también los gastos inherentes a la adquisición (Notaria, gestoría, registro…)

En lo concerniente a la rehabilitación deben contemplarse los términos previstos en el Real Decreto 2066/2008, de 12 de diciembre por el que se regula el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012, tales como las ayudas RENOVE para la eficiencia energética (calderas, ventanas…). No serán deducibles los gastos de conservación y reparación realizados de manera regular con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes, como el pintado, revoco… arreglo de instalaciones, los gastos de instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad y otros.

En este último caso y si la obra está sin terminar, es importante solicitar la factura correspondiente al periodo 2010 de lo que se ha ejecutado para poder incluir en la Renta los importes correspondientes, y no esperar al año próximo.

b)    Cantidades depositadas en Cuentas Vivienda:

Las aportaciones han de materializarse en el plazo de 4 años desde la apertura de la cuenta, después las cantidades aportadas a la cuenta vivienda no darán derecho a deducción.

Donativos y donaciones a entidades incluidas en el ámbito de la Ley 49/2002.

Donativos, donaciones y aportaciones a Asociaciones declaradas de utilidad pública, ONG (Ley 23/1998), Fundaciones, cruz roja, federaciones deportivas….

Aportación Planes de Pensiones. Hay que tener en cuenta que las aportaciones anuales son deducibles hasta el menor de los siguientes importes:

a)    El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio. Para mayores de 50 años el porcentaje se eleva al 50%.

b)    10.000 € anuales. En caso de contribuyentes mayores de 50 años la cuantía anterior se eleva a 12.500 €.

Alquiler de vivienda habitual. La deducción estatal por Alquiler de vivienda habitual tiene como único requisito que la base imponible sea menor a 24.020 euros anuales.

En Madrid, la deducción autonómica por Alquiler de vivienda habitual tiene como requisito lo siguiente:

  • El contribuyente ha de tener menos de 35 años a fecha del 31/12/2010.
  • Que la base imponible no sea superior a 25.620 euros en declaración individual o 36.200 euros en declaración conjunta.
  • La Fianza debe estar depositada por el arrendador  en el Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid.

En Cataluña, los requisitos  son:

  • Hallarse ante cualquiera de las siguientes situaciones:

                        – Tener menos de 32 años a fecha del 31/12/2010.

                        –  Haber estado en paro durante 183 días o más durante el ejercicio.

                        –  Tener un grado de discapacidad igual o superior al 65%.

                        –  Ser viudo o viuda y tener 65 años o más.

  • Que la suma de las bases imponibles general y del ahorro no superen los 20.000 euros anuales.
  • Que las cantidades satisfechas en concepto de alquiler excedan del 10€ de los rendimientos netos del contribuyente.

En la Declaración de nuestra Renta hay más deducciones a aplicar, pero sólo en estos casos depende de nosotros que las deducciones sean mayores.

Cada uno ha de valorar llegado el momento, que otras deducciones puede aplicar, como por ejemplo, el nacimiento de hijos, los gastos educativos… etc.

*Marisa Escolar, es Asesora Fiscal del Área de Asesoría

Aptitud versus actitud

Antes de entrar en materia, es necesario que definamos ambos conceptos. Se entiende por aptitud, según el Diccionario de la Lengua Española, como “suficiencia o idoneidad para obtener y ejercer un empleo o cargo”  y, por otra parte, la actitud es “la disposición de ánimo manifestada de algún modo”.

Una vez aclarado el significado de ambas palabras, pasaremos a analizar la problemática que en el seno de la empresa puede llegar a producir una carencia o insuficiencia de ambos conceptos.

Problemática derivada de la falta de aptitud del trabajador: desde mi punto de vista, la falta de aptitud de un trabajador para desempeñar sus funciones, si bien es un inconveniente para el adecuado desarrollo de la actividad empresarial, si se encara con la actitud adecuada, no me preocuparía tanto, pues los conocimientos teóricos y técnicos se pueden adquirir con un adecuado plan de formación o, en su caso, de reciclaje. De hecho, mostrar inquietud a la hora de formarse y desarrollar las aptitudes técnicas podría llegar a ser recompensado por parte de la empresa.

El verdadero problema surge cuando lo que se aprecia en el trabajador es una flagrante falta de actitud en el desarrollo de sus funciones;  resulta imprescindible atajar y solucionar este tipo de actitudes que con el tiempo afectarán al normal desarrollo de la empresa.

Por suerte, la legislación laboral ofrece un amplio abanico de medidas correctoras, que van  desde el simple apercibimiento verbal al trabajador hasta, en los casos más extremos, el despido.

Es en este punto en el que se hace imprescindible la labor del asesor, aconsejando al cliente, en función de sus necesidades y las peculiaridades del caso concreto, el tipo de sanción o despido que más le conviene. A groso modo, en el caso de optar por la extinción del contrato, en lo que a falta de aptitud del trabajador se refiere, la justificación más usada es la ineptitud conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación en la empresa, consistente en la falta de aptitud para el trabajo, verdadera, no disimulada, permanente y no meramente circunstancial; la cual puede ser física o psíquica siempre que le impida realizar la actividad laboral para la que se le contrató. En relación al problema de actitud, se suele recurrir a la disminución en el rendimiento, consistente en una disminución continuada y voluntaria del trabajo normal o pactado, para lo cual se exige una prolongación de la conducta en el tiempo, que no es preciso que sea ininterrumpida.

 Me gustaría puntualizar que antes de llegar a una solución extrema como podría ser la extinción del contrato, habría que analizar individualmente cada caso y tratar de alcanzar una solución que beneficiase a ambas partes porque, lo que realmente refleja un despido es que algo, en algún punto del proceso, ha fallado, tanto desde la vertiente del trabajador como desde la vertiente de la empresa, y así evitar que se repitiera en el futuro el mismo error.

Una vez hecho el inciso anterior, creo que es importante perder el miedo a que este tipo de actitudes nocivas lleven aparejada una consecuencia, pues lo mínimo que se le debería exigir al trabajador, depositario de una importante  responsabilidad, es una implicación máxima en el proyecto, porque de lo contrario nos encontramos ante un grave problema de fondo cuyo ámbito de solución no es el trabajo, sino que depende de cada persona.

Para finalizar, y como siempre hay que buscar el lado positivo de las cosas, me gustaría aprovechar estas líneas para lanzar una muy sentida arenga a las personas que demuestran una actitud positiva ante los retos que se les presentan cada día porque tarde o temprano recogerán el fruto de su esfuerzo pues el tiempo es un implacable juez que pone a cada cual en el lugar que le corresponde.

* David Valladares es Asesor Senior en el Área de Asesoría

Automation error excel 2007

Buenos días a todos, he vuelto. En este post voy a hablar de un problema que se os pudiera dar, si es que usáis Excel 2007 o superior de manera avanzada.

Como bien sabemos todos los usuarios de productos Microsoft, todo funciona bien hasta que deja de hacerlo y, en ese momento, qué toca: ¿apagar y encender? Bueno, puede ser una opción válida pero con este caso, creedme, no os va a funcionar. Así que, sentaos en vuestros asientos y abrochaos el cinturón que vamos a despegar…

Desde hace tiempo, digamos que desde Office 2003 hasta la versión 2007 la desinstalación de esta suite, era algo tediosa. No obstante, hasta Office 2007 era posible su desinstalación de forma total con la herramienta proporcionada por Windows. Como no todo va a ser siempre fácil, Office 2007 trajo un nuevo instalador que cuando la tarea de desinstalación se detenía por alguna causa desconocida acababas buscando entradas en el Registro, Dlls, Ficheros y Carpetas de Office hasta en el trastero de nuestra casa.

Como Microsoft quería que incrementásemos nuestros conocimientos en su sistema operativo, que para eso se lo ha currado años, sacaron Office 2010 u Office14, para cuando tengáis que ir buscando ficheros y carpetas por todo el mundo virtual de vuestro ordenador. Esta suite es aún mejor para desinstalar, debido a que cuando la aplicación que trae a tal efecto tiene algún problema no elimina completamente la aplicación pero tampoco lo comunica…

Os preguntaréis a qué viene todo este rollo que os estoy soltando. Pues bien, puede que hayáis instalado una versión de prueba de un Office 2007 ó 2010 y la hayáis desinstalado posteriormente para instalar una versión con licencia de uso. Llegado un día, suele coincidir con un trimestre o múltiplo del mismo, es posible que algún componente tipo Add-ins o cualquier macro deje de funcionar. ¿Qué hacer? ¿Apago y enciendo?, ¿Desinstalo mi Office?, ¿Desinstalo mi Add-ins? ¿Instalo todo de nuevo? Probablemente hagáis esto y os siga la cosa sin funcionar. Entonces, ¿qué hacer? ¿Formateo mi ordenador e instalo todo de nuevo? Claro, eso tiene un problema: todos los videos y fotos que tengo metidos en mi ordenador, que mi empresa me ha dado para que haga un uso profesional del mismo, los voy a perder. ¿Qué hacer? Necesito mis Add-ins y la macro para rellenar la quiniela. Es en estos momentos de desesperación cuando os debéis acordar del rollo que os he soltado anteriormente: “Aquella versión de prueba de Office, que piensas que está desinstalada, posiblemente no lo está totalmente y empieza a jugar contigo como si fuera Chuqui.” Posiblemente tengas un mensaje del tipo “Automation error” y otros más chulos incluso.

Para que podáis seguir disfrutando de vuestro Office, los Add-ins y la macro, os voy a dar una especie de guía de actuación:

Primer punto: Recordad si instalasteis y desinstalasteis algún Office 2007 ó 2010. Si no es así posiblemente esta guía sólo os valga para echaros unas risas.

Segundo punto: Recordad qué versión de Office habías instalado y desinstalado: 2007 ó 2010. Ante la duda, yo haría las dos desinstalaciones porque probablemente hayáis instalado ambas.

Tercer punto: He dejado mi ordenador a alguien. Yo haría las dos desinstalaciones, miraría todas las carpetas y le pasaría un antivirus. No sería la primera vez que dejamos un ordenador a una persona de confianza y desde ese momento deja de serlo.

Si todo es sí o tenemos dudas, seguid leyendo este apasionante post. En caso contrario, esperad al siguiente en el que hablaré de la Crisis financiera.

Cuarto punto (Desinstalación de Office 2007 ó 2010) Ejecutad la aplicación Fix50450 como Administrador y probad a ver si funciona.

Quinto punto (Desinstalación de Office 2010 ó 2007 si lo anterior no funcionó) Ejecutad como Administrador RipOutOffice2007 (vale para ambas versiones). Esta aplicación detiene los servicios de Office para que podamos eliminar manualmente las siguientes carpetas:

C:/Archivos de Programa/ Y eliminar Microsoft Office 14 (si fuera Office 2007 la carpeta sería Office12)

Eliminad la Carpeta OFFICE14 dentro de C:/Archivos de Programa/Archivos Comunes

Lo último que tenemos que borrar es el directorio C:\Usuarios\Tu Usuario\AppData\Local\Microsoft\Office\Office 14 donde Tu Usuario sería el usuario actual, te recomiendo que borres esa carpeta de cada usuario existente en el equipo.

Por último lo ideal sería hacer una limpieza controlada del Registro, para ello nada mejor que el mítico CCleaner. Si no recordáis cómo hacerlo los pasos a seguir serían:

Ejecutad CCleaner como Administrador, id a Registro y luego pulsar “Buscar Problemas” para, por último, ir a “Reparar seleccionadas”.

El programa te preguntará si deseas hacer una copia de seguridad del registro. Esto va en gustos y según vuestro perfil. Si no tenéis nada importante en el ordenador y os apetece formatear e instalar todo de nuevo yo pulsaría “no”.

Dicho lo cual, espero que con esto solucionéis vuestros problemillas. Si os sirve de consuelo yo tardé dos días en atar cabos y solucionar este problema con un Add-in que dejó de funcionar, y cómo no, en mitad de un proyecto en el que lo necesitaba.

Os espero en CRISIS FINANCIERA, un abrazo a todos mis fans.

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría