Papeles de trabajo: una herramienta básica

A lo largo de mi experiencia en los años que vengo desarrollando mi trabajo en esta profesión, he escuchado en multitud de ocasiones la importancia que, los papeles de trabajo tienen de cara a sustentar nuestras opiniones en los informes de auditoria; así como la referenciación de los mismos, técnica que aplicada adecuadamente permite ubicar y relacionar la información y las evidencias evaluadas, revisadas y analizadas que sustentan cada una de nuestras opiniones y que por lo tanto revisten vital importancia para nuestra labor como auditores.

Me gustaría recordar de una manera sencilla algunos conceptos y aspectos que considero importantes y que debemos tener presentes en cada una de las auditorias que realizamos; de esta forma, se aúnan criterios técnicos para la elaboración, organización y referenciación de los papeles de trabajo; se difunde la importancia del contenido, reserva, confidencialidad, propiedad y custodia de estos y se eleva la calidad del proceso de la auditoría.

Los papeles de trabajo son la evidencia documental del trabajo del auditor y están constituidos por el conjunto de sumarias y documentos que contienen información obtenida y elaborada por el auditor, desde la etapa de planificación hasta la emisión del informe de auditoría.

En los papeles de trabajo el auditor muestra los métodos y procedimientos que ha seguido y las conclusiones que ha obtenido. Asimismo, dichos papeles contienen la base para su informe, la evidencia del alcance de su examen y la prueba de la responsabilidad profesional correspondiente.

Los papeles de trabajo,

  1. Contribuyen a la planificación y realización de la auditoría.
  2. Constituyen la fuente primordial para la redacción del informe y la evidencia del trabajo realizado, respaldo de las observaciones, conclusiones y recomendaciones incluidas en el informe.
  3. Facilitan la revisión y supervisión del trabajo de auditoría.
  4. Nos sirven como antecedente para futuras auditorías.

Un buen papel de trabajo debe ser claro, detallado, contener información suficiente para cumplir los objetivos para los cuales fue diseñado y fácilmente comprensible para que, de su lectura un auditor experimentado, que no haya mantenido una relación directa con la auditoría, tenga capacidad para fundamentar las conclusiones y recomendaciones sin requerir explicaciones adicionales.

En los últimos años, la incorporación generalizada de las herramientas informáticas ha permitido a los auditores introducir programas de auditoría que “ayudan” a la confección de los papeles de trabajo, si bien es verdad que estas herramientas permiten que se unifiquen los papeles de trabajo, también es cierto que se presentan como un reto más, ya que nos obligan a cambiar nuestro esquema clásico y esto a veces cuesta mucho y además supone un cambio radical en la manera de supervisar el trabajo y de reportar al equipo.

Aunque así de forma esquemática parece una cosa sencilla, en la práctica es tarea ardua, y requiere de una capacidad de análisis y conocimiento que no está al alcance de todos. A los que se consideren eruditos en la materia, mi más sincera enhorabuena, los demás, lo seguiremos intentando.

* Carmen Lorenzo es Auditora Senior en el Área de Auditoría

Movilidad Funcional Horizontal

Una de las herramientas que tiene la empresa para adaptarse a la flexibilidad que demandan sus clientes , es la llamada movilidad funcional horizontal.

Es decir el poder de dirección del empleador, es suficiente para hacer movilidades funcionales integradas dentro de los puestos de trabajo que haya dentro de un grupo profesional. Esto puede ser una herramienta válida para las movilidades interdepartamentales, o cambios de sección.

El límite es que dicho cambio de puesto, respete el status quo salarial del trabajador, y que la división funcional esté plasmada en Convenio Colectivo.

Este tipo de decisiones empresariales: 

– No exigen justificación causal, ni alegar las razones de la misma.

– No requiere formalidad alguna, con una comunicación verbal es suficiente.

– No está sujeto a limitación temporal, tal como ocurre con la movilidad funcional vertical (ascensos o descensos de categoría temporales), pudiendo ser el cambio definitivo.

En escenarios en los que una empresa necesita reorganizar sus equipos y reforzar otros, es una herramienta muy válida, que sin duda requiere del apoyo formativo empresarial,  para que los trabajadores se puedan aclimatar a estos cambios de rumbo.

* Borja Prieto es Gerente del Área de Asesoría Laboral

Podemos!!!– 1ª PARTE

Todos alguna vez nos hemos preguntado a la hora de trabajar con Excel, ¿podemos …?, la respuesta es sencilla SÍ PODEMOS!!!

Seguro que trabajando con Excel, en algún momento te habrás preguntado, tengo estos datos y me gustaría contar cuantos casos tengo que cumplan unas determinadas condiciones, y seguro que antes de hacerte la pregunta te has puesto a contar caso por caso. Has tardado dos horas para contar que tienes 90 casos de 1350 líneas de fichero que cumplen la condición requerida, y al terminar, después de tener los ojos llorosos, ver todo a líneas, como si fuera fichero Excel, se te ha ocurrido pensar, seguro que hay alguna forma de hacerlo automático y mucho más rápido. 

La respuesta es contundente, si apuestas desde luego es a caballo ganador, siempre apuesta al SI.

En nuestro caso tenemos varias opciones de realizar dicho conteo:

–       CONTAR.SI: Esta expresión sirve para realizar el conteo de las celdas que cumplan determinada condición. Para completar la expresión correcta pondremos el rango de celdas que queremos contar, y a continuación el criterio que queremos que cumplan dichas celdas (mayor que, menor que, igual a, contiene,…). Si fuera criterio de texto (que fueran igual a una palabra, frase o expresión determinada la pondríamos entrecomillada).

–       FILTROS: Versión “cutre” pero a la vez rápida y eficaz para hacerlo. Seleccionamos la fuente de datos que queremos resumir, pinchamos en Datos -> Filtro y seleccionamos en autofiltro el criterio que queremos contar.

–       TABLA DINAMICA: Otra opción más rápida y cómoda, para los usuarios algo más avanzados, sería la de generar una tabla dinámica a partir de los datos, con ello obtendríamos el resumen completo de todos los datos contenidos en nuestra base de datos.

En los siguientes post, se irán publicando más trucos para hacernos la vida más fácil con Excel.

*Daniel Barjola es Consultor en el Área de Consultoría

Nueva Ley de Auditoría para auditores

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publico el Real Decreto Legislativo 1 / 2011 de 1 de Julio que tiene por objeto dar cumplimiento a la previsión recogida en la disposición final segunda de la Ley 12/2010, de 30 de junio, por la que se modifica la Ley 19/1988, de 12 de julio, de Auditoría de Cuentas, la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, y el Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas, aprobado por Real Decreto Legislativo 1564/1989 para su adaptación a la normativa comunitaria, que autoriza al Gobierno a elaborar en el plazo de 12 meses desde su entrada en vigor un texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas, facultándole para regularizar, aclarar y armonizar los textos legales que han de refundirse.

Las principales modificaciones que pueden resaltarse son las siguientes:
– El contenido mínimo del informe de auditoría se hace más acorde con el contemplado en los artículos 51 bis de la Directiva 78/660/CEE, relativa a las cuentas anuales de determinadas formas de sociedad, y 37.2 de la VII directiva 78/660/CEE, relativa a las cuentas consolidadas, con el objeto de favorecer la comparabilidad en el entorno económico internacional.

– Se establece la responsabilidad plena que debe asumir el auditor de cuentas responsable de la auditoría de las cuentas anuales o estados financieros consolidados.

– Se precisa el sistema de fuentes jurídicas al que debe sujetarse la actividad de auditoría de cuentas, constituido por tres grupos de normas, las normas de auditoría, las normas de ética y las normas de control de calidad interno de los auditores y sociedades de auditoría. En las normas de auditoría se introducen las Normas Internacionales de Auditoría que sean adoptadas por la Unión Europea, de acuerdo con el mandado de la Directiva 2006/43/CE.

– Se regula la posibilidad de autorización e inscripción en el Registro Oficial de Auditores de quienes estén autorizados en otro Estado miembro de la Unión Europea, o en un registro público de terceros países de acuerdo con los requisitos de reciprocidad y equivalencia contemplados en la Directiva 2006/43/CE. Asimismo, deben inscribirse en este Registro Oficial los auditores de cuentas y sociedades de auditoría que emitan informes de auditoría sobre las cuentas anuales o consolidadas de sociedades domiciliadas fuera de la Unión Europea y cuyos valores estén admitidos a negociación en España, previo cumplimiento de requisitos equivalentes a los que se exige a los auditores de cuentas nacionales.

– En cuanto a los requisitos de constitución de sociedades de auditoría se incorpora, en línea con lo dispuesto en la nueva Directiva, la posibilidad de que puedan ser socios de éstas otras sociedades de auditoría autorizados en un Estado miembro de la Unión Europea, que antes no estaba permitido.

– El régimen de incompatibilidades se basa, por una parte, en la enunciación de un principio general de independencia que obliga a todo auditor a abstenerse de actuar cuando pudiera verse comprometida su objetividad en relación a la información económica financiera a auditar, y por otra parte, en la enumeración de un conjunto de circunstancias, situaciones o relaciones específicas en las que se considera que, en el caso de concurrir, los auditores no gozan de independencia respecto a una entidad determinada, siendo la única solución o salvaguarda posible la no realización del trabajo de auditoría.

* Vanesa Méndez es Auditora en el Área de Auditoría

¿Debe mi empresa estar en las Redes Sociales?

La fiebre de las empresas por hacerse un hueco en el mundo de las redes sociales es un hecho. Nadie quiere perder un tren cuyo destino es todavía incierto pero al que hay que subirse si se quiere tener presencia en el mundo online. Pese a todo, hay que ser cautelosos.

Muchas veces, el deseo de ser pioneros, las ganas de innovar, nos pueden llevar a cometer errores. Es importante, antes de actuar, saber cuál es el lugar que ocupamos en el mercado y tener claro dónde queremos o podemos llegar. En este sentido, la práctica del benchmarking es muy recomendable, es decir, fijarse en los pasos que han dado los referentes del sector y tratar de adaptar esos avances a nuestras posibilidades.

Al investigar a otros, es muy posible que descubramos que, incluso los más fuertes, se equivocan. Afortunadamente para el que observa, los errores son una fuente de sabiduría. Si se consigue detectar cuál fue su fallo y se plantean vías alternativas que podrían haberlo evitado, se pueden obtener conclusiones interesantes que poner en práctica.

Antes de iniciar cualquier aventura en las redes sociales es imprescindible tener claro cuáles son nuestros objetivos. Cuando se dice que “hay que estar a toda costa” hay que pararse a pensar si realmente el canal sobre el que estamos centrando nuestras miradas es el medio más adecuado. Ciertamente las redes sociales, bien manejadas, pueden dar mucha visibilidad a la empresa, pero no todas las empresas, por su filosofía, tienen un hueco claro en las redes sociales. Si se realiza un mal planteamiento es muy complicado retroceder. Cuando el mal está hecho y la imagen de marca dañada, no se puede seguir avanzando, hay que pararse a pensar cómo solventar el daño y actuar en consecuencia, con lo que nuestros competidores tomarán ventaja y, si son inteligentes, sacarán partido de nuestro tropiezo.

Una vez que los objetivos estén claros hay que pensar qué estrategia se va a seguir. En estas plataformas no hay un target único, los usuarios son muy variopintos. Unos podrán mostrar interés por nuestra empresa, otros sentirán que hemos invadido su espacio, por ello, debemos plantearnos desde qué red social se le puede impactar, cómo y si tendrá el efecto deseado. No hay que dejar nada abierto a la improvisación y, por supuesto, hay que prestar mucha a tención a las condiciones que la red social en cuestión nos exige como empresa y realizar el registro del nombre e imagen corporativa de forma meditada.

Definir la estrategia y ponerla en marcha no es suficiente. No basta con entrar en las redes sociales sin más, sino que una vez dado el paso es necesario un seguimiento, es decir, hay que mantener activa esa nueva rama o camino que se ha creado.

Tener presencia en las redes sociales debe ser un aspecto más dentro de un plan de marketing que debe considerar también una página web actualizada y optimizada. Web y redes sociales no deben ser algo incompatible sino complementario.

Una vez planteados los objetivos, analizada la competencia, descrita la estrategia y puesta en marcha la acción, queda medir los resultados. Algo que nos permitirá saber la realidad del proceso y nos dará las claves para redirigir la estrategia.

Abrir una página en Facebook o crear un perfil en Twitter es muy simple, pero insuficiente, es más, me atrevería a decir que absurdo si no hay detrás un planteamiento meditado y un deseo de continuidad. Moverse por inercia desde luego no es la mejor opción, puede, que en el mejor de los casos, no ocurra nada, que el perfil creado acabe muriendo por desatención, pero tal vez la magnitud de las consecuencias sean mayores, por ello, todo debe estar previsto y si se decide dar el paso, hacerlo desde el conocimiento y buscando una utilidad para la empresa. Si aporta algo… ¡Adelante!

* Beatriz Taberner es Consultora en el Área de Consultoría

Las UTEs y la problemática de su auditoría

Las Utes son estructuras sin personalidad jurídica propia reguladas por la Ley 18/1982, de 26 de mayo, sobre Régimen Fiscal de las Agrupaciones y Uniones Temporales de Empresas y de las Sociedades de Desarrollo Industrial Regional. Su objetivo es el desarrollo o ejecución de una obra, un servicio o un suministro determinado.

Suelen ser más habituales en el sector de la construcción ya que así pueden presentarse a ciertas obras o servicios, bien porque una empresa sola no puede afrontar económica y técnicamente el tipo de obra, o porque su clasificación no alcanza a cumplir la exigida en los pliegos de condiciones.

A la hora de hacer una auditoría de una sociedad que participa en una o varias UTEs podemos caer en el error de considerarlas como empresas independientes. Las UTEs no formulan cuentas anuales a efectos mercantiles, de manera que el partícipe integra en sus cuentas la parte proporcional de los saldos de la UTE que le correspondan. Forman parte, por tanto, de las cuentas de la sociedad que auditamos y en base a ellas debemos analizar sus saldos, teniendo en cuenta el nivel de importancia relativa determinado para la sociedad en su conjunto, y en el que ya estarán las UTEs integradas.

Si debemos revisar, además de los saldos significativos o aquellos que a criterio del auditor puedan incorporar riesgos significativos de error a las cuentas de la sociedad (como la obra en curso principalmente), el control interno que esta ejerce sobre las UTEs en las que participa, el proceso de integración y eliminación de los saldos y la documentación obligatoria que disponga de ella, como la inscripción en el registro especial del el Ministerio de Hacienda (necesaria para disfrutar del régimen de transparencia fiscal), Escritura de Constitución, código de Identificación Fiscal (modelo 036 ó 037), impreso de autoliquidación del ITP y AJD (Las UTEs gozan de exención en este impuesto para las operaciones de constitución, ampliación, reducción, disolución y liquidación (modelo 600); alta en el I.A.E.

Hay que revisar también que en la memoria se recoja la información de cada UTE en la que se participe, indicando los criterios de valoración utilizados por cada UTE y la forma por la que se ha realizado la integración de las operaciones de las mismas.

Hay que señalar que las UTEs no están sujetas a las obligaciones de documentación por operaciones vinculadas.

* Tomás Fresneda es Director en el Área de Auditoría

Javier Alió: “Lumesse es una IT centrada en personas más que en software”

Javier Alió, socio director de Audalia Lumesse, ha sido recientemente entrevistado por la web especializada Equipos&Talento.com. En la entrevista nos habla del software de Captación y Gestión del Talento del fabricante Lumesse, que Audalia implanta en España desde 2004, así como de los últimos movimientos en el mercado de software para la gestión de recursos humanos o las nuevas tendencias tecnológicas, entre las que repasa el modelo de implantación SaaS o la cada vez más demandada versión para dispositivos móviles.

Asimismo, comentó el último cambio de marca de StepStone a Lumesse destacando que “la nueva compañía, al contrario que otros proveedores de software, aunque desarrolla tecnología se quiere destacar por servir para desarrollar personas”.

La entrevista completa incluye distintos fragmentos a los que podréis acceder desde el siguiente vínculo a Equipos&Talento.com

* Javier Alió es socio de Audalia y responsable de desarrollo de negocio para Lumesse en España.

El comienzo de una experiencia enriquecedora

Tras haber finalizado la licenciatura en Administración y dirección de empresas en septiembre de 2010, en abril comencé lo que sería mi primer contacto con el mundo laboral, y lo hice en el área de auditoría. Por ello me gustaría contar mi experiencia en estos 4 meses que llevo trabajando en Audalia.

Nada más empezar, me di cuenta que trabajar en el área de auditoría puede ser, en ocasiones, muy duro, ya que es un trabajo que se rige principalmente por los plazos fijados con los clientes, y estos a su vez con los plazos estipulados por la legislación vigente.

Sin embargo, esto no me desilusionó puesto que, después de hablar con mis compañeros, todos coincidían que es un trabajo muy bonito que te permite aprender mucho en diversas áreas relacionadas con el ciclo económico de una Empresa.

Empecé como ayudante de subvenciones, por lo que los primeros días me dediqué, casi exclusivamente, a leer normativa y diferentes legislaciones. Obtenidos los conocimientos suficientes comencé las visitas a clientes: un trabajo mucho más ameno, ya que tienes contacto directo con diferentes empresas, diferentes personas, diferentes forma de trabajar y cada cual más diferente. Todo esto te enriquece personalmente.

A lo largo de estos meses, he podido aplicar los conocimientos adquiridos a lo largo de los 5 años que duró la carrera, lo que hace que te sientas realizado. Te das cuentas que lo que has hecho te sirve realmente en el mundo real.

Mis próximos objetivos son:

  • Adquirir más formación relacionada con la Auditoría Externa.
  • Realización de trabajos referentes al área de Auditoría Externa.
  • Adquisición de conocimientos técnicos y humanos aportados por los grandes profesionales que integran esta empresa.
  • Obtención de mayores habilidades comunicativas en el día a día con el cliente.

Tras analizar, esta corta trayectoria profesional, puedo decir, que la experiencia ha sido satisfactoria, y que quiero seguir dedicándome al área de auditoría.

* Marta Domínguez es Auditora en el Área de Auditoría